Kiosco La Opinión de Murcia

La Opinión de Murcia

ESPACIO ABIERTO

Juntas somos más fuertes

La desigualdad atraviesa todas las edades y a todas las mujeres

Juntas somos más fuertes. Viñeta de Santy.

Las conquistas y los retos pendientes del movimiento feminista tiene todos los años una fecha señalada el 8 de marzo. Aunque cada vez se extiende más a lo largo de todo el mes y esperamos que se siga ampliando a todo el año. Las mujeres somos la mitad de la población y hemos hecho la única revolución no sangrienta del siglo XX. Hemos construido un movimiento en el que cabemos mujeres de todas las edades, desde la adolescencia hasta la vejez.

Dentro del movimiento feminista encontramos jóvenes de trece años y ancianas de más ochenta. Somos muchas y muy diversas, herederas orgullosas de las conquistas conseguidas por las mujeres que nos precedieron en la lucha por nuestros derechos. Por estas razones las mujeres más jóvenes afortunadamente no tienen el mismo punto de partida que tuvieron sus antecesoras. Ha cambiado la sociedad y por eso cambian las reivindicaciones y los métodos de lucha para seguir avanzando. Ha habido cambios profundos en las leyes y muchos cambios en la vida cotidiana de las mujeres que con frecuencia pasan desapercibidos para las más jóvenes pero que fueron muy importantes Para generaciones anteriores.

La importancia de romper la tiranía de los cánones estéticos, liberarse de normas y prohibiciones en el vestir no tiene el mismo significado para las jóvenes que para sus madres y abuelas. Nuestra jóvenes hoy visten con naturalidad las mismas prendas deportivas que sus mayores. Puede variar el color e incluso a veces es posible que la abuela lleve colores más alegres. Este puede ser un ejemplo amable de los cambios en la vida cotidiana de las mujeres.

Pero hay otras circunstancias que no han cambiado tanto. Aunque puedan volver unas horas más tarde, las jóvenes hoy siguen oyendo las mismas frases y advertencias que sus madres, cuando salen de noche: no vuelvas sola, coge un taxi, llama cuando llegues, y podemos añadir vigila tu bebida. Se sigue poniendo el foco sobre las mujeres para la prevención de las agresiones sexuales. Ya es hora de que los hombres formen parte de la solución y las advertencias recaigan sobre los varones: respeta a las mujeres, no las agredas, impide que tus amigos lo hagan, no calles ante estos comportamientos, no los jalees.

La mujeres sabemos que no es fácil abandonar al grupo, porque cuando lo haces eres señalada. Lo sabemos muy bien porque nosotras ya hemos pasado por ese proceso. Las feministas hemos sido y seguimos siendo señaladas por denunciar los comportamientos y normas patriarcales. Es necesario que los hombres se comprometan. Porque la violencia contra las mujeres jóvenes va en aumento. El asesinato de una joven de 17 años el 27 de febrero por su pareja de 19 años es un último ejemplo.

La Macroencuesta de Violencia contra las Mujeres del Ministerio de Igualdad en su publicación de 2019 informa que son las mujeres jóvenes las que experimentan la violencia en mayor medida: el 72% entren16 y 24 años.

Está habiendo un retroceso en la percepción de la violencia de género. Según el barómetro sobre Juventud y Género de de 2021 del Centro Reina Sofía sobre adolescencia y juventud, afirmaciones como que la violencia de género aunque está mal, siempre ha existido y es algo inevitable sigue apareciendo entre el 24% de los chicos y un 14% de las chicas. La afirmación de que es un invento ideológico va en aumento, siguiendo el discurso de la extrema derecha que en España profundamente antifeminista.

Otro ejemplo de los cambios ocurridos en nuestra sociedad y que parece que ha pasado desapercibido, es la desaparición de la figura de la solterona, unas mujeres sobre las que recaen las burlas y el desprecio de una parte de la sociedad. Su dependencia absoluta de los demás miembros de la familia las obligaba a servirlos con gran devoción. En muchas ocasiones se la estigmatiza porque no había sido capaz de encontrar un marido que la mantuviera. Porque durante siglos se ha ignorado la aportación de las mujeres a la economía de los países a través de los cuidados a los niños, los mayores y dependientes de la familia.

La figura de la solterona desapareció porque el acceso de las mujeres a la educación y al mundo laboral permitió a las mujeres tener una vida independiente. Somos una especie que necesita cuidados desde el nacimiento hasta la muerte. Y es necesario colocar los cuidados en el centro de la vida. Pero hoy siguen siendo la mujeres las que piden más reducción de jornada para atender a niños y dependientes. La maternidad sigue castigando a las mujeres. Es muy importante que se cumpla la Ley de Dependencia ( LADD 39/2006,16 de diciembre). Sólo en nuestra comunidad autónoma al 31 del 12 de 2022, hay 55.440 solicitudes registradas de las cuales 2.788 están seis meses o más pendientes de resolución de grado.

En la CARM el tiempo medio desde la Solicitud de dependencia hasta la Resolución de Prestación es de 486 días, la media nacional es de 344 (según datos del SAAD). ¿Tenemos que repetir sobre quién recaen los cuidados ? Esta situación repercute en las carreras profesionales de las mujeres y en su libertad para decidir sobre su maternidad además de tener que soportar una doble jornada.

Estos son algunos ejemplos que muestran que la desigualdad atraviesa todas las edades y a todas las mujeres. Y hemos hablado de la situación de las mujeres en la parte del mundo donde disfrutamos de más derechos. No olvidamos a las mujeres de Irán, Afganistán , la India… la lista es interminable. Por todo esto seguiremos luchando porque JUNTAS SOMOS MÁS FUERTES.

Compartir el artículo

stats