Kiosco La Opinión de Murcia

La Opinión de Murcia

Herminio Picazo

Verderías

Herminio Picazo

El poder de la buena salud

Este pasado fin de semana ha tenido lugar en Los Alcázares la 48 Reunión de la Sociedad de Pediatría del Sureste de España bajo el sugerente lema de «El poder de la salud, renaturalizar la salud creando ambientes y estilos de vida más saludables».

Me cuentan que la cita, presidida por el incansable jefe de la Unidad de Salud Ambiental Pediátrica de La Arrixaca, Juan Antonio Ortega, ha tenido un excelente programa y un gran éxito de asistencia y de nivel de las comunicaciones. Y yo me alegro enormemente, porque además desde hace tiempo sigo con atención los trabajos de los pediatras de La Arrixaca que están en la punta de lanza, científica y social, de la demostración de la importancia que la salud del entorno tiene en la salud de la infancia.

En la bienvenida a este congreso, la propia Sociedad de Pediatría reconoce que la infancia y la adolescencia son especialmente vulnerables a los efectos del cambio climático y a la contaminación de los ecosistemas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha informado de que en los menores de 5 años el 36% de la carga de enfermedades es de causa ambiental, y se estima que en ellos recae el 88% de la morbimortalidad total atribuida a la emergencia climática. Los pediatras del sureste se han unido también al manifiesto de la OMS que lleva como curioso título el de «solicitud de un Tratado de No Proliferación de Combustibles Fósiles» para que la eliminación de estos combustibles a nivel mundial proteja la salud y la vida de las futuras generaciones.

A nivel de la Región de Murcia, según datos del INE, el 17% de los habitantes sufren problemas de contaminación; 1 de cada 3 niños tienen exceso de peso, casi la mitad están expuestos a humo ambiental de tabaco, elevadas tasas de sedentarismo, nuevas adicciones, contaminación atmosférica urbana y su asociación con el incremento de ingresos hospitalarios por problemas respiratorios, emisiones industriales o contacto con suelos contaminados. Una reciente publicación de la Unidad de Salud Medioambiental de La Arrixaca demostraba que los escolares de nuestra región sufren el que ya se ha dado en llamar ‘déficit de naturaleza’. El 75% de los niños y adolescentes de la Región de Murcia sufren este déficit, en el sentido de que no están en contacto de manera cotidiana, al menos una hora al día, con el medio natural.

Las lecciones de la Sociedad Pediátrica y La Arrixaca con sus trabajos sobre salud ambiental y déficit de naturaleza en niños y adolescentes deben extenderse a muchas esferas. Evidentemente pediatras, padres y familias estamos claramente concernidos. Pero también las instituciones y autoridades educativas lo deberían estar, así como los urbanistas y planificadores urbanos, los diseñadores de parques y jardines o los responsables de los espacios naturales protegidos. Este reto, el de favorecer el contacto de los niños con el medio natural, es un típico objetivo transversal que nos concierne a todos.

Compartir el artículo

stats