Kiosco

La Opinión de Murcia

Herminio Picazo

Verderías

Herminio Picazo

Invasoras

Estos días los medios están informando de que la Confederación Hidrográfica del Segura ha detectado larvas de mejillón cebra en el embalse del Cenajo y un aumento de la población adulta de esta especie en los del Talave y Camarillas. La especie fue detectada hace ya años en la cuenca de nuestro río y al parecer los técnicos de la CHS están confirmando el gran aumento de larvas y poblaciones adultas en el Segura.

El mejillón cebra está considerada como una de las especies exóticas invasoras más dañinas del mundo. Los principales impactos que genera sobre el ecosistema y los recursos económicos se deben a su elevada capacidad de crecimiento, formando colonias y agregados que llegan incluso a taponar conducciones o tuberías. Asimismo afecta en el ecosistema, ya que al ser un gran consumidor de fitoplancton aumenta la claridad del agua y alteran las condiciones del agua desplazando a otras especies autóctonas. Además, puede afectar negativamente a actividades recreativas, como la pesca deportiva y la navegación, al cubrir los taludes u orillas de las masas de agua.

La intrusión y llegada de especies exóticas e invasoras (EEIs) es uno de los principales problemas con los que se enfrenta la biodiversidad a todas las escalas, incluida la regional.

Además del mejillón cebra, en la Región de Murcia existen ya casos demostrados de especies que por su fisiología y su ecología han llegado a colonizar y desplazar a las especies autóctonas. Otros de los ejemplos más conocidos es la caña común, presente en gran medida en la primera banda de los bosques de ribera, y la gambusia, una de las especies más invasoras del mundo, que compite y desplaza a las especies autóctonas, e incluso endémicas, como el fartet. Otros ejemplos de EEI en la Región de Murcia son el invasivo cangrejo azul, que tantos problemas causan en el Mar Menor o el picudo rojo de las palmeras.

Conocemos otras muchas especies que se comportan entre nosotros como invasoras. La Caulerpa taxifolia, conocida, la pobre, como el alga asesina, que amenaza a las autóctonas y muy útiles praderas de posidonia. Los Carpobrotus, más conocidos como uña de gato, que no tienen la culpa de ser plantados en taludes de obras o carreteras y luego se quieran buscar la vida invadiendo campos y ecosistemas, el cangrejo americano de río, que está terminando por desplazar al autóctono, la Malvasia canela, un pato introducido que a punto está de extinguir nuestra Malvasía cabeciblanca, o las tortugas de Florida que liberadas irresponsablemente por sus dueños apenas dan oportunidades a nuestro galápago autóctono.

La culpa, claro, no es de estas especies que se instalan donde encuentran buenas condiciones para hacerlo, sino nuestra.

Nosotros creamos esas condiciones y frecuentemente trasportamos a las especies, queriéndolo o sin querer, hasta nuestra propia casa, terminando por generar daños en el ecosistema en el que se introducen y provocando problemas económicos.

Compartir el artículo

stats