Kiosco La Opinión de Murcia

La Opinión de Murcia

Alba Marqués

Charlas de bar

Alba Marqués

De cervezas por Murcia con... Mariano Rajoy

Ilustración de Javier Balsalobre Orenes

Este verano tengo el placer de tomarme unas cervezas por Murcia con quien a mí me venga en gana para hablar sobre cualquier cosa. Algunos más formales, otros más banales, pero con el único objetivo de pasarlo bien, ustedes podrán echar un vistazo a ciertas partes de estos dispares encuentros en mi cabeza. Como las cañas van a cuenta de una servidora, permítanme que la barra la comparta con personalidades con las que creo que echaré un buen rato. Antes de darme el gusto, ponerme en modo fan, y sacar a la calle a famosos que de alguna manera admiro, me propongo que mi primer invitado sea alguien serio.

Al pensar en alguien "serio" con el que compartir una cerveza en mi cabeza ha sonado el nombre de Mariano Rajoy, mire usted. No sé si es que mi mente se ha tomado las vacaciones que mi cuerpo aún no ha podido, pero el caso es que, tras un súbito momento en el que iba a descartarlo, me he dado cuenta de que tengo varias cosas sobre las que departir con él y que el encuentro puede ser más provechoso de lo que hubiera imaginado. Un hombre muy pragmático en sus frases, creo que puede dar grandes consejos donde impere la lógica más aplastante.

Al señor Rajoy me lo llevo a la cervecería Charrate, en la calle Juan de la Cierva. Un sitio de los de toda la vida con tapas que van a estar al gusto del expresidente. Además, es un local un poco alejado del bullicio del pleno centro de la ciudad pero lo suficientemente cerca del mismo por si luego Mariano se anima a una copa. O, quien sabe, lo mismo quiere repetir y bailar en Murcia al ritmo de 'Mi gran noche'.

Para romper el hielo empiezo la charla con un tema que, pese a nuestra diferencia de edad, nos une más de lo que me gustaría reconocer: la marcha deportiva, esa apasionante disciplina entre la caminata y el running.

Le comento que donde más la he practicado, por comodidad, es en la Costera Sur. Enseguida queda latente que Rajoy está a otro nivel y a su lado me quedo en mantillas. Él la ha practicado en multitud de puntos del país, incluido el Monte de las Cenizas de Cartagena, y fuera de nuestras fronteras; hasta Varsovia ha sido testigo de sus andares.

-Me gustan tramos donde haya escaleras, preferiblemente si hay que subirlas. Al subirlas, ejercitamos glúteos, gemelos, muslos y cuádriceps. Al bajarlas, solo los cuádriceps. Si lo que quieres es hacer ejercicio, cuanto más ejercites mejor ejercicio haces.

Me lo apunto. El entusiasmo es tal que acabamos acordando una marcha por Murcia Río a la mañana siguiente. Si las cervezas no se prolongan demasiado, claro.

Ilustración de Javier Balsalobre Orenes

Con una caña en la mano no quiero hablar mucho de política, pero no puedo evitar preguntarle por los últimos movimientos en el PP regional y la renovación de López Miras al mando del partido, sin la competencia de Patricia Fernández. Su respuesta evidencia que tiene menos ganas de abordar esos temas que yo.

-Es el partido el que elige al candidato y es el candidato...

Se ríe. No doy crédito. Es mi oportunidad. Aprovecho al vuelo su comentario y llega el momento álgido de nuestro encuentro, y seguramente, la verdadera razón de todo esto. Saco el móvil, y no es para grabar alguna declaración en exclusiva.

-Señor Rajoy, le tengo que confesar que usted protagoniza uno de mis vídeos favoritos de Internet.

Mis dedos teclean 'Las mejores frases de Rajoy durante su mandato' en Youtube (gracias, Verne) y empieza la magia. De verdad que no pretendo sacarles los colores a Mariano (puestos a esto mencionaría algo sobre un tal M. Rajoy, ejem), simplemente quiero agradecerle esos momentos. Uno de los tipos de contenido más consumidos ahora mismo en Internet es ver a gente reaccionando a cosas, y no voy a perder la oportunidad de ver a alguien reaccionar a algo que él mismo ha dicho y más si sus declaraciones son del calibre de "It´s too difficult todo esto” dirigidas a David Cameron.

No parece molesto ante mi gesto e incluso le asoma algún que otro esbozo de sonrisa, pero por si acaso le pido disculpas por que en mi imaginario hayan calado más sus expresiones que sus políticas.

-Los jóvenes estamos tan desencantados…

Paga la cuenta pese a mis quejas y rechaza tomar la última en otro sitio (¡con lo que me estoy divirtiendo!). Mañana quiere ponerse las zapatillas temprano y bordear el Segura hasta La Contraparada.

Compartir el artículo

stats