Kiosco La Opinión de Murcia

La Opinión de Murcia

La nota

Televisiones y trincheras

TVE se ha apuntado un éxito al seguir la cumbre de la OTAN en Madrid, pero su cuota de mercado sigue bajando

Repitamos dos tópicos. Uno, la televisión juega un gran papel en la conformación de la opinión pública. Dos, la situación no es óptima porque las televisiones públicas pecan de demasiado serviciales con los intereses partidistas y las privadas (que tampoco son santas) están condicionadas en exceso por criterios comerciales, muchas veces incluso morbosos. Y en un país de tantas trincheras, el desafine es manifiestamente negativo.

La reciente cumbre de la OTAN en Madrid ha sido un acontecimiento importante para Europa (que se enfrenta a la peor crisis desde la Guerra Fría) y para España, cuya imagen, quizás con la ayuda de Velázquez y el Museo de Prado, ha salido fortalecida.

Pues bien, la crítica más positiva a la labor de los servicios informativos de TVE (sí, TVE) no la he leído en la prensa patriótica de la meseta sino en una crónica de Mónica Planas en el diario catalán Ara: «El seguimiento del telediario de Carlos Franganillo ha sido enriquecedor porque se ha convertido cada día en un programa especial de información internacional. El plató se ha desplazado a Ifema, el campamento base para los medios acreditados… y el espacio diáfano, de gran austeridad… y con el fondo de centenares de mesas de trabajo, transmitía la trascendencia del acontecimiento. A menudo es la potencia del contexto la que subraya la dimensión periodística… y esta puesta en escena ha convertido al espacio en indispensable para hacer accesible al espectador los aspectos más complejos de la OTAN».

He seguido este informativo y la valoración de Planas no solo es justa, sino que me ha reconfortado en la esperanza de que las pétreas trincheras políticas que condicionan nuestra realidad no siempre se salgan con la suya. Los informativos de TVE han estado a la altura al seguir con profesionalidad la cumbre de la OTAN, y el Ara lo certifica. ¡Vale! Lástima que los datos de junio indiquen que TVE (pese a tener grandes profesionales) no está en un buen momento. En la temporada que acabamos de cerrar (1/9/21 a 26/6/2022), TVE ha tenido una media de audiencia del 8,8%, por debajo no solo de Antena 3 (14%) y Telecinco (13,2%), sino también de las temáticas de pago (9,2%).

Y en Catalunya el dato es aún peor. No es ya solo que TV3, pese a su tic oficialista, la barra como pasa desde hace muchos años, sino que con un 6,9% queda ya a un tiro de piedra de La Sexta (6%), la segunda marca de Atresmedia. ¿Qué le pasa a TVE en decadencia desde hace años y donde el único pabellón que resiste (para minorías) es La 2? ¿Tiene excesiva dependencia de los grupos parlamentarios? ¿Es la desordenada financiación la causa del declive?

Dos notas más. Es la primera temporada en la que en España Antena 3 consigue el liderazgo frente a Telecinco (14% contra 13,2%). Y el grupo Planeta, con una tele convencional (A3) y otra progre (La Sexta), supera el 20% de cuota de mercado. En Catalunya, TV3 con un 14,5% pesa más que Antena 3 en España (14%). No será solo por sesgo político, quizás está más enraizada.

Además, la distancia entre A3 y La Sexta es en España de 7,6 puntos y en Catalunya solo de 4,4. Dos explicaciones: la potencia, no siempre merecida de TV3, y que Catalunya es más de izquierdas.

Compartir el artículo

stats