Kiosco

La Opinión de Murcia

Pulso político

Sí al trasvase, no al sanchismo

Tan lamentables como clarificadoras han sido las recientes declaraciones del presidente socialista de Castilla-La Mancha, el señor García-Page, en las que, arrogándose la función de intérprete máximo y absoluto de las decisiones del Gobierno de Sánchez, se ufanaba de que la reunión que mantuvo la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, con los regantes y agricultores del Levante solo sirvió para dejar meridianamente claro que el Plan Hidrológico del Tajo se mantendría tal y como está, sin opción a reducir un ápice los caudales ecológicos. Y tal y como, aseguraba, se había acordado con el propio PSOE de Castilla-La Mancha.

Estas palabras del señor García-Page vuelven a dejar bien patente que quien marca la política de agua en el Gobierno de Pedro Sánchez es el PSOE de Castilla-La Mancha, que ve cada vez más cerca el cumplimiento de uno de sus principales objetivos, que nunca ha disimulado: el cierre del Trasvase Tajo-Segura. Y que, por desgracia, los socialistas de la Región de Murcia siguen siendo absolutamente irrelevantes en el socialismo sanchista. Y, además, continúan haciendo el más espantoso de los ridículos: el señor Vélez nos anunciaba ‘novedades’ en materia de agua, ‘buenas noticias’ que iban a satisfacer a nuestros regantes y agricultores… Que ellos buscaban soluciones mientras el PP ‘vociferaba’ y se agarraba a la pancarta. Muy bien: ¿dónde están esas soluciones, esas alternativas? De nuevo humo, solo humo… Maniobras de distracción que desembocan en una misma posición: la de aplaudir a rabiar a Pedro Sánchez, haga lo que haga, y guardar un estruendoso silencio mientras nos cierran el Trasvase. La ministra Ribera ha vuelto a poner en posición de firmes a los socialistas de la Región de Murcia, que ante este nuevo atropello a nuestros intereses esconden la cabeza debajo del ala.

El Plan Hidrológico de la Cuenca del Tajo que pretende aprobar el Gobierno ‘sanchista’ es inaceptable, además de una grave amenaza contra el Trasvase Tajo-Segura, ya que conlleva un incremento de los caudales ecológicos sesgado, caprichoso y que, además, no responde a ningún criterio técnico, aunque sí a una pretensión exclusivamente ideológica y sectaria. Ante las declaraciones del barón que manda en el PSOE, respondió el que no pinta absolutamente nada en la calle Ferraz: el señor Vélez. Sí, el mismo que, como delegado del Gobierno en la Región, nos abochorna día sí y día también soltando perlas tales como que «las playas son privadas» o «las aguas subterráneas son competencia del Gobierno regional». Pues bien, no contento con exhibir su nivel, competencia y preparación, lejos de elevar la más mínima palabra de protesta ante semejante puñalada trapera a la Región de Murcia, se permitió tener palabras de agradecimiento y felicitación al Ministerio para la Transición Ecológica y, de una manera especial, a la vicepresidenta Teresa Ribera y al secretario de Estado por su, y son palabras textuales, ‘gran trabajo’. De demolición, le ha faltado añadir. Y encima, llega a reconocer que «el cambio climático está aquí y eso va a suponer una merma de las cantidades hídricas que podemos tener». Desde luego, para llegar a semejante conclusión, para ese viaje, no hacían falta alforjas.

Vamos, que mientras Sánchez amenaza con cerrarnos el Trasvase, Vélez aplaude. Todo esto en román paladino quiere decir que el PSOE murciano se rinde, que los caudales ‘ideológicos’ del Plan del Tajo se quedan en 8,6 m/s, como había acordado García-Page con el Ministerio de Transición Ecológica. Una acción de la que nadie se va a ver beneficiado, aunque sí que va a haber un perjudicado: el Levante, y así lo reconoce el propio ministerio en el Plan de Cuenca del Segura. 

Si Vélez tuviera un mínimo de valentía y pusiera por delante los intereses de la Región frente a los designios de Sánchez, le diría a la señora Ribera que Transición Ecológica no es incrementar los caudales ecológicos del Tajo, sino apostar por la depuración y el saneamiento en la cuenca, lo que tendría grandes beneficios medioambientales para todos; y que poner en tela de juicio continuamente un modelo que triunfa en todos los mercados internacionales es cuando menos temerario. Porque lo que está haciendo la ministra Ribera con el Trasvase y la Región de Murcia no es transición a nada: es liquidación por derribo. 

Sea como fuere, el PSOE tendrá que explicar a la sociedad de la Región de Murcia, por ejemplo, su rechazo en la Asamblea Regional a una moción, la que presentamos desde el Grupo Parlamentario Popular, que, limitándose a hacerse eco del clamor de nuestros regantes y agricultores, pide la retirada del inasumible Plan del Tajo. Deberían tener claro Vélez y demás dirigentes del socialismo murciano que los ciudadanos de la Región tomarán cumplida nota de ésta su nueva traición a la Región de Murcia.

Frente a la claudicación total del PSOE murciano, desde el PP no vamos a permitir que por un criterio ideológico y partidista y porque lo haya decidido García-Page, el Gobierno sanchista acabe con la infraestructura hidráulica más importante de España. Nosotros sí podemos asegurarle a la sociedad murciana que vamos a dar la batalla hasta el final, con el presidente Fernando López Miras a la cabeza, para parar esta sinrazón y este despropósito. Llegaremos hasta donde haga falta y haremos lo que sea necesario para defender el Trasvase Tajo-Segura y a las miles de familias que dependen de esta vital infraestructura que aporta solidaridad y riqueza a toda España.

Compartir el artículo

stats