Kiosco

La Opinión de Murcia

Lola García

Murcia D.F.

Lola García

Podemos ya tiene candidata a la alcaldía de Murcia

La formación morada no volverá a contar con Ginés Ruiz Maciá, el actual portavoz en el Ayuntamiento, para ser cabeza de cartel a la vista de que está promocionando a Elvira Medina como la alternativa para las elecciones de 2023

Elvira Medina L.O.

Es lo de siempre. Una vieja estrategia que está inventada desde que el mundo es mundo. Nada nuevo en el interior de los partidos cuando hay discrepancias internas o ni siquiera. Tan solo basta con querer otra cosa a lo que en esos momentos está vigente y torcer la voluntad de mucha gente para llegar a la hoja de ruta marcada de antemano.

Así parece que está actuando Podemos en la esfera local del ayuntamiento de Murcia, donde tiene un portavoz, Ginés Ruiz Maciá, al que ningunean cada vez que pueden y al que no consultan para ninguna decisión que afecta a la política municipal. Lo llevan haciendo meses, una conducta que recuerda a otras que se dieron en el pasado en ese mismo partido y con otro concejal morado, que llegó incluso a poner un candado en la puerta de su despacho porque no se fiaba de sus compañeros y compañeras.

Incluso, forzaron la salida de su colaborador más cercano que, al cabo del tiempo, paradojas del destino, se ha convertido en el portavoz local de Podemos en Murcia y que se toma el chocolate de espaldas con el portavoz institucional, el del Ayuntamiento. Parece que todo está ya escrito y decidido y Ruiz Maciá no será el candidato de los podemitas pese al importante trabajo realizado. Ya hay un nombre encima de la mesa. Se trata de Elvira Medina, secretaria de Derechos Sociales de Podemos Murcia, a la que el partido está promocionando en todas las comparecencias públicas que realiza, puenteando a los dos concejales que tienen en el consistorio hasta el punto de retirarles las claves de las redes sociales para que no puedan promover el trabajo que realizan.

Esta izquierda, cainita y díscola, se equivoca de nuevo prefijando el camino y añadiendo tensión en una organización que no está precisamente para tirar cohetes y que tiene distintos frentes abiertos, sobre todo en el ámbito nacional. Aún está por decidir si irá en coalición a nivel local con IU, reeditando la unión que se dio en la esfera estatal. En lo local será complicada la negociación y la imposición de la candidata que propone Podemos.

En la confluencia anterior (hace dos mandatos) saltó por los aires la negociación al salir una candidatura en primarias que no aceptaban los de Podemos que, finalmente, no se presentaron con su marca a las elecciones. Desde un primer momento todo el mundo sabía quién era la persona elegida que querían imponer los de Pablo Iglesias, por lo que las primarias fueron una pantomima y se tuvieron que presentar con una ‘marca blanca’ encabezada por la persona que ellos habían designado desde el principio. Todo muy democrático.

En estos momentos, la jugada es la misma aunque el contexto es diferente por los distintos movimientos que se están produciendo a nivel nacional y que fraccionarán aún más a la izquierda y sus votantes. La cuestión, la de siempre: todos quieren mandar y nadie está dispuesto a ceder en un ejercicio de consenso tan necesario en estos tiempos en los que la extrema derecha avanza en posiciones y en apoyos. En Murcia, está claro quién es la candidata de Podemos, que hará todo lo posible para que sea la cabeza de cartel, haya las primarias que haya. Y como en la formación morada todos van en parejas quizá se postule también en la lista el ‘partenaire’ de la persona elegida. Y aquí paz y después gloria. Por nadie pase.

CABOS SUELTOS


Teresa Franco, sola ante el peligro

La concejala de Igualdad del Ayuntamiento será sometida este jueves a una moción que deja mucho que desear por parte del grupo Vox, que parece que la ha tomado con ella a raíz de su denuncia por abuso de autoridad y acoso profesional a un capitán del Ejército, que ha salido absuelto en el juicio que tuvo lugar hace semanas en Madrid. Le piden al alcalde José Antonio Serrano que la destituya de sus responsabilidades y que de paso suprima esa concejalía «por el gasto superfluo» que supone. La moción es un disparate, pero más lo es que ningún compañero significativo socialista haya salido en redes sociales a defenderla. Tan solo el concejal de Educación, Antonio Benito, y Paco Viudes, uno de los colaboradores de Serrano defenestrado. El pleno de este jueves será calentito.


Compartir el artículo

stats