Kiosco

La Opinión de Murcia

Enrique Nieto

Pintando al fresco

Enrique Nieto

La casa sin barrer

El Mar Menor vuelve a expulsar peces muertos a las puertas del verano

En esta Región, hay unas decenas de miles de personas que viven en las cercanías al Mar Menor, unos todo el año y otros una parte de él. De esos miles de seres humanos, algunos son extranjeros que han decidido dejar su país y pasar aquí el otoño de sus vidas, motivados por un clima benigno, tan distinto al de Gran Bretaña, Noruega o Suecia, también porque la vida es más barata y pueden sacarles más partido a sus pensiones o porque sencillamente les ha apetecido perder de vista a los suyos, a los que no son suyos, y a su país donde la cerveza está carísima. Es menester señalar también a los que tienen un negocio en estos pueblos de Dios, como San Javier, San Pedro, Los Alcázares, Los Urrutias, Los Nietos, Mar de Cristal etc., sobre todo de hostelería, pero también de productos básicos, como supermercados, farmacias, tiendas de los chinos, etc. que aguantan como pueden en invierno y en otoño, esperando que la primavera y sobre todo el verano les traigan una buena cantidad de clientes que les permita subsistir en los largos meses de frío invierno.

Por otra parte, en esta Región, hay unos hombres y mujeres que se dedican a la política, a los que hemos elegido para que nos resuelvan los problemas y para eso les pagamos unos sueldos más que dignos, les prestamos edificios nobles donde tienen sus despachos, les pagamos el aire acondicionado, con cálido calor en verano y suave frescor en invierno. También les pagamos a sus ayudantes y asesores, a sus enchufados, si los hubiere, sus hoteles cuando viajan, oficialmente, eso sí, (espero) sus coches y chóferes. O sea, que los votamos, los elegimos y les pagamos a cambio de que nos hagan nuestra vida más fácil.

También es menester citar a otro grupo de políticos, los del Gobierno de la Nación, que tienen en nuestra Región a personal nombrado para que hagan lo que tienen que hacer para que Murcia espume, se haga grande, y, a poder ser, libre. Entre estos seres humanos están el presidente de la CHS, y el delegado del Gobierno que disponen de todo tipo de medios para funcionar, uno rodeándose de ingenieros y otros técnicos de gran preparación, y el otro de teléfonos directos con los ministros y hasta con el presidente del Gobierno de España, porque creo que son colegas. A todos ellos también les pagamos el sueldo nosotros, los contribuyentes.

Y permítanme citar por último a los alcaldes, alcaldesas, concejales, etc. cuya misión en los ayuntamientos está muy clara, vigilar continuamente sus municipios para que no se degraden, para que vivir en ellos sea motivo de gozo y alegría sin límites. Con el fin de lograr esto, entre otras facturas, como el impuesto de vehículos, ellos nos cobran el IBI, que es un impuesto bastante importante que a muchos les desgracia las vacaciones, porque, a la hora de echar cuentas para ver qué vamos a hacer de especial este verano, a dónde vamos a viajar y a procrear lo más posible, siempre sale la famosa frase: ‘Espera, hay que contar con el pago del IBI y el sello del coche’. Y las posibilidades de viajar y procrear en cantidad se te bajan.

Y ahora llega el momento en el que la indignación nos ahoga. Porque todos estos seres humanos de las distintas administraciones no han sido capaces de solucionar, ni siquiera de mejorar algo la situación del Mar Menor otro año más. Porque los peces se están muriendo, porque las aguas están llenas de algas y de ova verde, porque los olores a podrido son insoportables, porque los fangos inundan los fondos y puedes clavarte en ellos y tener que pedir auxilio para que te ayuden a salir del mar como ha sucedido ya un montón de veces. Y ellos, los distintos políticos no hacen otra cosa más que echarse las culpas los unos a los otros, (‘yo no he sido’, que dijo el otro día el consejero Luengo, como niño ante maestro antiguo con palmeta en la mano). Y los unos por los otros la casa sin barrer, lo cual produce rabia y asco, ya, cagondié.

Compartir el artículo

stats