El Gobierno regional se ha olvidado de su función: gobernar. Desde hace tiempo, todo el Gobierno sigue la estela de su jefe, el presidente López Miras, que ha convertido el Ejecutivo regional es una sede de ataque al Gobierno de España. En San Esteban nunca han pensado mucho en gobernar para la ciudadanía, pero ahora no lo disimulan y es un laboratorio de oposición. Además de no ser su función, es una irresponsabilidad cuando lo que necesitamos en estos tiempos es un Gobierno capaz de llevar a cabo medidas para reactivar la economía de nuestra tierra. La actitud de este Gobierno sigue siendo la de ser víctima de todo pero responsable de nada.

Frente a la desidia y la negligente gestión de López Miras, el Gobierno de España ha aprobado un real decreto-ley de medidas extraordinarias de apoyo a la solvencia empresarial, que moviliza 11.000 millones de euros en ayudas directas, reducción de costes y refuerzo del capital de las empresas.

El real decreto-ley 5/2021, de 12 de marzo, de medidas extraordinarias de apoyo a la solvencia empresarial en respuesta a la crisis económica provocada por la pandemia, contempla que se efectúen las correspondientes transferencias a cada Comunidad autónoma por importe total de 7.000 millones de euros, con el objetivo de que las Comunidades autónomas concedan ayudas directas a los autónomos y empresas viables de los sectores más afectados por la pandemia cuyos ingresos hayan caído más de un 30% con respecto a 2019.

La asignación de los fondos se realiza siguiendo los mismos criterios que los utilizados para el REACT EU: impacto de la pandemia en la riqueza de la comunidad autónoma (PIB), impacto de la crisis en el desempleo e impacto en el desempleo juvenil. La Comunidad autónoma de la Región de Murcia va a recibir un total de 142,522 millones de euros.

Estas nuevas medidas activadas por el Gobierno de España, junto a las ya acordadas para este año, suponen un esfuerzo de ayudas directas para proteger el tejido productivo, el empleo y la sanidad que supera el 2% del PIB del país. El Gobierno de la Región de Murcia ha recibido en fondos extraordinarios para estos fines 407 millones de euros. Además, las familias, trabajadores y empresas y autónomos de esta Región han recibido directamente en sus cuentas corrientes 3.215 millones de euros de manera extraordinaria en medidas para paliar la crisis del Covid.

El Gobierno regional se ha convertido en una agencia mala de publicidad. Pese a grandilocuentes anuncios, las ayudas que asegura poner en marcha no llegan a las empresas y, lo que es más grave, no dan respuesta a la dura situación que están atravesando miles de familias en nuestra Comunidad autónoma. El Gobierno regional se ha dedicado a anunciar a bombo y platillo ayudas para trabajadores, autónomos y empresas que son absolutamente insuficientes.

Las únicas ayudas del Gobierno de la Región de Murcia al sector turístico y hostelero, que anunció el presidente regional el pasado mes de noviembre han llegado tarde y son insuficientes, de hecho algunas ni han llegado. Y, por si fuera poco, se han dado, en su mayoría, con dinero del Gobierno de España.

De los 23 millones de euros de ayudas directas que la Administración regional ha repartido entre las empresas de hostelería y turismo a través de la línea ‘Reactiva Turismo Hostelería’, 12,2 millones vienen del Gobierno de España. Es decir, más de la mitad de lo que ha repartido en ayudas directas el Gobierno de López Miras proviene de fondos que le ha transferido el Gobierno de Pedro Sánchez.

En el colmo de la desfachatez, el Gobierno regional restó parte de esas ayudas a los que más lo necesitaban por estar cerrados, como las empresas de hostelería y de turismo, para repartirlas entre las empresas del sector de juego y apuestas de la Región.

Hace casi tres meses que el presidente López Miras anunció de nuevo ayudas directas a las empresas de la hostelería y del turismo de la Región, sin que hasta la fecha se haya articulado medida alguna al respecto. Otras empresas, como las del sector hotelero, del ocio nocturno, salones de celebraciones y otras afectadas por la crisis, todavía están esperando a que este Gobierno de tránsfugas cumpla la promesa de ayudas directas anunciadas en noviembre de 2020. La mayoría de Comunidades autónomas, desde el inicio de la pandemia, han ejecutado planes de ayudas y apoyo empresas y trabajadores, mientras que las empresas y los trabajadores de la Región de Murcia siguen esperando la actuación del Gobierno regional.

El sector del turismo y la hostelería no vive de anuncios, y este Gobierno de tránsfugas no hace nada para ayudar a las miles de empresas y familias que dependen de estos sectores en la Región.

Lo único que hace el Gobierno regional es reclamar a otras Administraciones que resuelvan los problemas que son de su competencia y pedir que sean otros los que asuman las responsabilidades que le corresponden como gobierno de todos los ciudadanos y ciudadanas de la Región de Murcia.

Es urgente que se pongan a trabajar en este gobierno tránsfuga. Lo primero que tienen que hacer es complementar las ayudas aprobadas por el Gobierno de España por importe de 142,522 millones de euros, hasta alcanzar los doscientos millones de euros en ayudas directas para empresas y autónomos de la Región de Murcia, manteniendo el mismo criterio de reparto para la totalidad de los fondos. Si el Gobierno tránsfuga cumpliera sus compromisos de diciembre y febrero para con el sector de la hostelería y el turismo, ya había llegado a esos doscientos millones de euros. López Miras es víctima de todo y responsable de nada.