Una mirada hacia atrás, hacia los casi dos años de gobierno que llevamos en la Consejería de Mujer, Igualdad, LGTBI, Familias y Política Social, nos muestra la conquista que hemos ido haciendo de uno de los derechos más fundamentales de la mujer: el de la igualdad.

El Día Mundial de la Mujer, el próximo 8 de marzo, es el marco perfecto para recordar estos hitos con ilusión, esa que nos indica que la labor realizada, fruto del esfuerzo y del trabajo transversal de las Administraciones, entidades y mujeres, es la línea que nos acerca cada día un poco más a la Igualdad.

Muchos han sido los obstáculos que nos hemos encontrado, desde la Dana hasta la crisis sanitaria, económica y social que seguimos viviendo. Sin embargo, nada ha parado las políticas y acciones que proponemos como marco de referencia para visibilizar la necesidad de vivir de manera igualitaria.

Empezando por la juventud. Son los jóvenes la sociedad del futuro, esa que tendrá el poder de disminuir las desigualdades. La igualdad dependerá mucho del compromiso implícito entre jóvenes y sociedad para una integración social, laboral y ciudadana normalizada, en la que las mujeres y los hombres sean iguales.

Tres proyectos impulsados por Mujer y Juventud, con las asociaciones Mujomur, ASSEX Y R-INICIA-T, que implican a más de 30.000 jóvenes de la Región en la lucha contra la violencia de género y la promoción de la igualdad: la guía de prevención del ciberacoso, el protocolo de prevención del acoso sexual y evaluación del sexismo o el estudio sobre violencia de género en jóvenes y talleres de sensibilización en igualdad, nos permiten indagar y ayudar un poco más en las respuestas que encuentra la gente joven para afrontar este escenario. 

También el Proyecto Empoderarte, que busca formar en oficios artesanos a mujeres vulnerables para mejorar sus habilitados profesionales, sociales, la transmisión de conocimiento para el empleo y su autoestima como herramienta de empoderamiento. Un total de 120 mujeres participaron en este programa el año pasado.

Promovemos además cursos gratuitos en materia de igualdad y por un lenguaje inclusivo para todos los murcianos y murcianas, en el que ya se han inscrito más de trescientas personas. Un programa que contribuye también a la igualdad de género, a identificar situaciones de discriminación que dan invisibilidad a las niñas y a las mujeres.

Facilitar que las mujeres puedan ejecutar su labor con mayor facilidad para conseguir sus objetivos es prioritario. Por eso hemos subvencionado a los ayuntamientos de la Región de Murcia para ofrecer servicios de conciliación de la vida laboral y privada.

Unos servicios destinados a atender a niños con edades comprendidas entre los ciclos de educación infantil y Primaria, cuyos progenitores estén trabajando o recibiendo formación para el empleo. Una opción necesaria y no siempre posible, que permite contribuir a paliar los efectos discriminatorios de la tradicional asunción por parte de las mujeres de las obligaciones familiares, lo que supone un de las mayores dificultades para acceder a un empleo en condiciones de igualdad.

Es precisamente por esa desigualdad, que promovemos la entrega de los Distintivos por la Igualdad de la Región de Murcia, DIERM. Un distintivo que se ha convertido en un referente en nuestra Región. Lo reciben todas aquellas empresas que han llevado a cabo medidas de igualdad y de fomento de la conciliación de la vida profesional y privada entre sus empleados. En 2020, nueve empresas fueron distinguidas: Arada Ingeniería, Verdimed, Televida, Hefame, Disfrimur, Estrella Levante, Formación-Empleo y Comercialización, Accem y Marevents, a las que aprovecho nuevamente para dar desde aquí mi más sincera enhorabuena, y confiamos que 2021 incluya muchas más.

Pero si hay un logro que destacar en aras a la Igualdad de la Región, este es la puesta en marcha del Observatorio de la Igualdad, y la elaboración de la Guía de Delitos de Odio. El Observatorio de la Igualdad ya se ha puesto marcha, estudiando y analizando los indicadores de igualdad entre mujeres y hombres para establecer las bases de nuevos proyectos dirigidos a mejorar la situación y la realidad social de la mujer en los distintos ámbitos.

Aún nos queda mucho por hacer, acciones basadas en valores como la igualdad, la no discriminación o la accesibilidad universal. Mujeres y hombres debemos continuar trabajando juntos por una igualdad real y efectiva.

Está en nuestra esencia, es innato a las mujeres querer alcanzarla, porque es un derecho irrenunciable. También entre nosotras, Juntas y Aliadas, como dice nuestro lema de la campaña para este 8 de Marzo, es posible. Es nuestro deber, el de todos, elaborar y ejecutar planes de igualdad.