16 de diciembre de 2020
16.12.2020
La Opinión de Murcia
Tribuna libre

Provincia de Cartagena y territorialidad regional

Convendría al interés general de la Comunidad y de sus ciudadanos dejar de ser una Región uniprovincial

15.12.2020 | 20:32
Provincia de Cartagena y territorialidad regional

La población de la Región de Murcia, al primero de enero de este año, era de 1.510.951 personas, el 3,18% del total nacional, superando en población a las Comunidades Autónomas de Aragón, Baleares, Extremadura, Asturias, Navarra, Cantabria y La Rioja. Situada estratégicamente en el Arco Mediterráneo, se conformará como una de las Regiones locomotoras económicas de la Unión Europea, con la puesta en marcha del nuevo puerto de El Gorguel, su incorporación al Corredor ferroviario del Mediterráneo y su conexión ferroviaria directa con el centro y norte peninsular.

Convendría al interés general de la Región adecuar su situación territorial a la realidad de hoy, haciendo del territorio de La Manga una única unidad territorial. Dado que hoy depende para su gestión, promoción y desarrollo de dos municipios, la pandemia que estamos viviendo ha puesto en evidencia las dificultades que conlleva la situación actual, y han tenido que solicitar a la Administración regional que se la considerara una única unidad.

La Manga, uno de los espacios singulares de la Región y único en Europa, que cuenta con una sola entrada y salida, debería configurarse como una única unidad político-administrativa mediante la creación de una entidad superior, dependiente de la Administración regional, en la que estén representados Cartagena y San Javier (e incluso San Pedro si se realiza la necesaria conexión norte, fundamental para dar otra salida distinta ante cualquier situación de riesgo), o bien se conforme como municipio, porque este espacio único necesita de un profundo cambio.

Igualmente parecería oportuno recuperar como provincia a Cartagena, que ya lo fue con la creación de las provincias marítimas en 1799, y conformar a la Región de Murcia con dos provincias y dos Diputaciones, dejando de ser región uniprovincial. Cartagena como provincia superaría en población a provincias como Salamanca, Lugo, Álava, La Rioja, Orense, Guadalajara, Huesca, Cuenca, Zamora, Ávila, Segovia, Teruel y Soria.

Han pasado casi doscientos años desde que en 1833 Javier de Burgos realizara la actual división territorial con 49 provincias (manteniendo a la vez los antiguos reinos o regiones, la Región de Murcia contaba de dos provincias, Albacete y Murcia, situación que se modifica con el Estado de las Autonomías y Albacete pasa a Castilla La Mancha, y Murcia queda como región uniprovincial). En 1927, casi cien años después, se creaba la provincia de Las Palmas y se conformaban las cincuenta provincias actuales.

Pero antes, el 25 de septiembre de 1799 se promulgaba el Real Decreto por el que se creaban las provincias marítimas de Cartagena, Alicante, Oviedo, Santander, Cádiz y Málaga; todas ellas continuaron como provincias en la división de Javier de Burgos de 1833, excepto Cartagena, que dejaba de ser provincia. Ahora doscientos años después convendría al interés general de la Región recuperar a Cartagena como provincia, dada su realidad y su historia. Cartagena cuenta con uno de los polos energéticos mas importantes de España, y su estratégica situación en el Mediterráneo la conformará, con la realización del nuevo puerto del Gorguel, en una de la zonas portuario-logísticas mas importantes del Mediterráneo español.

En el libro Las Desigualdades Regionales / El Arco Mediterráneo, publicado por la Universidad Católica de Murcia, UCAM, se reflexiona sobre la realidad regional en el contexto nacional y sobre la conveniencia o no de que la Región de Murcia deje de ser región uniprovincial, que creo firmemente que está justificada por su historia y por su realidad de hoy, así como de la necesidad de resolver la doble dependencia de la Manga, y de encontrar fórmulas para el fortalecimiento de los municipios de menos de 5.000 habitantes. Convendría al interés general de la Región y sus ciudadanos adecuar su situación territorial, a la vez que dejar de ser una región uniprovincial.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook