01 de diciembre de 2020
01.12.2020
La Opinión de Murcia
Tribuna libre

Transporte público. Márquetin político o necesidad

30.11.2020 | 21:02
Transporte público. Márquetin político o necesidad

A menudo veo carteles en autobuses, marquesinas, o internet. Campañas, pagadas con el dinero de todos, que intentan convencer de que el transporte público descongestiona las ciudades, es más económico y más ecológico. ¿Quién lo puede poner en duda? Y, sin embargo, según los datos del Plan Regional del Transporte publicados en octubre en el BORM, solo uno de cada diez murcianos usa el transporte público.

Decía el evolucionista francés Jean-Baptiste Lamarck que «la función crea el órgano». Una frase que sería maravilloso poder incorporar a un discurso coherente de movilidad en la Región de Murcia pero que, de momento y pese a los esfuerzos de sindicatos y trabajadores, no es posible. La función está bien definida, la movilidad sostenible, pero la creación del órgano, ese que debe servir para que a las personas que nos movemos por la Región nos sea más rentable usar el transporte público que el vehículo particular, se hace de esperar.

Desde que se desató la pandemia en la que estamos inmersos veo con preocupación que tanto las empresas del transporte de viajeros como, lo que es peor, las Administraciones públicas, atienden a las posibles pérdidas económicas derivadas de la Covid por encima de las necesidades de movilidad de los ciudadanos. Es más, en plena pandemia, y con limitaciones de todo tipo, alguna de las empresas, en vez de poner más frecuencias y vehículos, se dedican a limitarlos, poniendo a las personas trabajadoras en ERTE, llegando incluso a quitar el servicio de alguna pedanía.

Y es que los servicios de transporte públicos de la Región de Murcia dejan mucho que desear. Mientras nos hablan del AVE tenemos un ferrocarril obsoleto que está abandonando los servicios de cercanías tan necesarios, y en los que existen conexiones como la de Cartagena o Lorca, vergonzosas por los pocos trenes que circulan al día. El tranvía, que se nos vendió como algo maravilloso, no lo han desarrollado y las líneas que pusieron en marcha obedecen más a intereses económicos que sociales. Y la red de autobuses, el medio de transporte por el que ha apostado nuestra Comunidad, presta un transporte totalmente insuficiente por falta de medios.

La mayoría de las empresas concesionarias se escudan en que pierden dinero o que, por lo menos, no ganan, cosa que no ponemos en duda. Pero la realidad, al final, es que son las personas que trabajan en ellas, así como la ciudadanía, las que sufren esa precariedad.

Tratamos de un servicio público que, como tal, no se basa únicamente en la rentabilidad económica, si no en una gran rentabilidad social, medioambiental y, sobre todo, cumpliendo su función de asegurar la movilidad de las personas.

Desde CC OO queremos aportar una solución a esta situación que afecta a trabajadoras y trabajadores, así como a la ciudadanía en general. Pensamos que la creación de una Empresa Pública de Transportes que, bien planificada y gestionada, no solo costará menos dinero a los murcianos y murcianas de lo que nos cuesta ahora, incluso pudiendo ser rentable económicamente, dando solución a los problemas de movilidad que tenemos. Es más, si la Administración está dispuesta a que se aborde el tema de manera inmediata, nos ponemos a su disposición para desarrollarlo de forma conjunta, siempre en beneficio tanto de los usuarios y usuarias del servicio público como de las personas trabajadoras.

Para todo ello, el primer paso ineludible es un cambio en la concepción del transporte público de esta región: dejar de considerarlo como un servicio subsidiario y residual para quien no puede recurrir al vehículo privado, pasando a concebirlo y gestionarlo como la opción principal para cubrir la inmensa mayoría de desplazamientos, dando así la vuelta a un dato que nos debería sonrojar como es el de que el 90% de los desplazamientos de la región se hagan en vehículo privado (Plan Regional del Transporte, octubre 2020).

Mientras llegamos a ese escenario deseable, desde CC OO exigimos que se restablezcan todos los servicios y frecuencias que existían antes de la pandemia para que las personas trabajadoras y jubiladas, estudiantes o cualquiera que tenga que trasladarse lo pueda realizar en el servicio público de forma eficiente y segura.

Para CC OO la movilidad sostenible que beneficia al medio ambiente, pasa por un desarrollo de transporte público que consiga ser la primera opción de toda la ciudadanía, no solo de quien no tenga otra alternativa.

El análisis de cómo se consigue está bastante claro, una buena oferta de servicios: buenos horarios, regularidad, intermodalidad, buenos precios y cercanía al ciudadano.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook