13 de octubre de 2020
13.10.2020
La Opinión de Murcia
El palique

Otoño

13.10.2020 | 04:00
Otoño

Todos los cafés de París están cerrados. Parece el inicio de un poema. Lee uno la frase y la saborea: todos los cafés de París están cerrados. El sabor es amargo, claro. Leyendo semejante frase es ya difícil ponerse a buscar asunto para la columna del día. Todos los cafés de París están cerrados. Es como poner un candado a la ciudad. Como cerrar su alma. Me vienen recuerdos de París. Y de sus terrazas, claro. Siempre he visitado París en primavera. Caigo ahora en ello. Recuerdo un café a unos cinco o seis minutos del Arco de Triunfo en el que ponían las cervezas en unos vasos muy redondos. Supongo que era tan idiota que estando en París un sábado de primavera, con veinte años, tomando una cerveza, tendría hasta preocupaciones. Despacho la columna del día con este tema: una ciudad sin café. Me sale ligeramente, cafeinada, claro.

Leo una entrevista con Raúl del Pozo, del que dos periodistas, Julio Valdeón y Jesús Úbeda, han escrito una biografía. Solo por el título merece la pena y la inversión: No le des más whisky a la perrita. Dice el gran columnista de estirpe umbraliana que siente aún el hambre de primera página, la ilusión de dar una noticia. A ser posible el primero. Y que se arrepiente de tanta farra y juerga, de su ludopatía, de haber perdido el tiempo. Personajazo. De sus columnas siempre se aprende. Habla en cheli de los clásicos. Se acumulan en los estantes las vidas de periodistas, Ruano, Jacinto Miquelarena, Del Pozo. A ver si ha nacido un nuevo género. ¿De qué gran periodista actual urge una bio ya?

Utilidad de las desgracias (Tusquets) de Fernando Aramburu. Acaricio el volumen. Son artículos literarios del autor de Patria. Aramburu no es solo Patria aunque ya solamente por Patria merece pasar a a la historia. Ya me estremecí con Autorretrato sin mí y con sus primeras novelas, prodigos de escritura. También con la cachonda Ávidas pretensiones, ahí es nada un cónclave de poetas en un pueblo perdido. Abro el libro al azar. Página 117: Madrid otoñal. Dejo lo que estoy haciendo. Me fumo la mañana.

Veo un documental sobre los alienígenas. No estoy nada seguro de que no estén entre nosotros. Le echo mano a los anacardos. Me gustaría escribir un poema titulado anacardos al anochecer. Escucho, o tal vez me lo parece, o quizás lo he soñado o a lo mejor no me he dormido nunca que han hecho una película de zombies sobre la Guerra Civil. ¡Madre de Dios!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook