16 de septiembre de 2020
16.09.2020
La Opinión de Murcia
Por si encaja

Y el teatro para qué sirve

16.09.2020 | 04:00
Y el teatro para qué sirve

Una fila calmada rodea el teatro. Donde antes se acercaban vendedores ambulantes o arietes de negocios cercanos con la oferta de una copa para la salida, un enviado de sanidad se queda con las señas que los rastreadores pondrán en danza si salta la liebre. Del aforo, el 75% autorizado está vendido. Previo acceso al recinto llega la toma de temperatura que retrasa media hora el arranque, lo que se agradece y tanto.

Mientras aguardan pacientemente en la localidad, los asistentes han demostrado con la compra su determinación. Es al apagarse la luz cuando
el común de los mortales empieza a reconocerse en los flancos que aún quedan desprendidos.

Las compañías han medio retornado a sus quehaceres. En esos contactos iniciales sienten desde el escenario la emoción de retomar el reflejo difuminado y lo hacen patente. Por el patio de butacas la respiración se contiene. Han sido toneladas de días anclados en el sofá inyectándose series, pelis y alguna novela que otra, pero incluso escribir o dibujar requiere un esfuerzo sobrehumano para que la concentración no se vaya a hacer puñetas. Lo de esta sesión lejos de casa es otra cosa. La delectación de un espacio compartido donde el elenco se muestra ahí a mano en carne viva, convertido, tras la aletargante sequedad, en radiactividad pura. Y todo sin quitarse la mascarilla ni notar que se ha quedado la tira de tiempo puesta.

Es que lo que envuelve al espectador en buena parte de las representaciones es en realidad el texto. Son tantos los clásicos y los modernos, son tantas las épocas, la inspiración, el misterio, la mística, el son del acompañamiento que, bajo el sello de actores y actrices desbordantes, se percibe en no pocos casos que han dejado de ser ellos convirtiéndose en la quintaesencia del personaje y que al final de la carrera ya no son sino la suma de los papeles capitales interpretados.

De igual modo el público que vuelve a serlo abandona la sala repleto por dentro dejando atrás sus buenos registros del agobio que atenaza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook