30 de agosto de 2020
30.08.2020
La Opinión de Murcia
Apuntes al natural

Los adolescentes y la vuelta al cole

30.08.2020 | 04:00
Enrique Nieto.

Harto
Es de noche. Un hombre que va por el paseo marítimo ve un grupo de chicas jóvenes, unas 8 o 9, en la arena riendo y jugueteando entre ellas, sin mascarillas, se para y les echa una bronca enorme. «Vosotras os pasáis el virus unas a otras y no os ocurre nada, pero luego nos lo metéis a nosotros, los mayores, y muchos nos morimos», les dice. «¿Y vuestros padres? ¿Es que no se preocupan de vosotras?», añade.

Algunos sí son sensatos
Justo en ese momento, pasan dos chicos en bici, con mascarilla, y, al darse cuenta de la situación, uno de ellos les grita: «¿Veis lo que pasa? A ti, Marina, te lo dije ayer, y a la Conchi lo mismo. Pero vosotras no hacéis caso», y dirigiéndose al hombre, le dice: «Llame usted a la policía que les ponga una multa», y se van. Tanto ellas como ellos no deben pasar de los 15 años.

Muchas dudas
Por si alguien de la Consejería de Educación lee esto, les diré que por donde yo me muevo hay muchos padres que no tienen muy claro qué es lo que va a pasar este año con los colegios e institutos de sus críos. Ya sé que se han publicado normas y órdenes, pero no les ha llegado a todos, o no las han entendido, o no les parecen bien, o qué sé yo. Y a algunos profesores les ocurre lo mismo. Un ejemplo, ayer una profesora de un centro de Murcia me decía: «El día 1 tenemos una reunión presencial, pero, si solo se permiten reuniones de 6 personas, ¿qué vamos a hacer? El claustro, los departamentos, los seminarios€, en todo somos más de seis. Y no nos han dicho nada de hacerla digital».

Con retraso
Por cierto, esta semana ha salido la ministra Celaá con las normas. A mi juicio, debería haber tenido todo preparado, decidido y listo hace, al menos, 2 meses, para dar lugar a que los centros y los profesores se preparen, se contrate a los que hagan falta y transmitan seguridad a la población. La reunión con las consejerías de las CC.AA. debió de hacerse mucho antes. Y, por cierto, ¿de las asignaturas y de sus contenidos dice algo alguien? Es que, al estar hablando de Educación€

Estampa española
Una mujer, fregando la puerta de su casa, le dice a una vecina: «Hoy he fregado toda la casa, pero el fin de semana no toco la fregona. Si pisan con las chanclas mojadas, como si le tiran al suelo cosas al perro. Yo no friego hasta el lunes», y se seca el sudor de la frente con el delantal, que, por cierto, es una estampa muy española. Ni en Alemania, ni en Inglaterra, en Bélgica, en Holanda, ni siquiera en Marruecos, en Egipto o en Cuba, he visto yo a ninguna mujer secándose el sudor de la cara con el delantal.

No puede ser
Una niña, de unos 10 años, mirando y acariciando un gato pequeño callejero: «Te adoptaría, pero si te llevo a mi casa, te matarían mis perros».

Igualico
Un hombre, leyendo el periódico, en la playa: «El Barsa se ha quedado sin Messi igual que yo me quedé sin abuela».

En serio
El mismo del periódico de arriba le dice a otro hombre que está a su lado: «En serio, ¿tú ves a Casado de presidente del Gobierno?». No oigo bien lo que le contesta el segundo.

Help!
Parece ser que el Govern de Cataluña va a solicitar rastreadores del Ejército aceptando la oferta que ha hecho el presidente Pedro Sánchez. Me gustaría ver a Torra pidiéndolo públicamente. Y que lo pida por favor.

Un gran libro
Ya saben que no me gusta escribir aquí sobre lo que leo porque opino que doctores tiene este periódico para escribir de Literatura, pero hoy sí voy a decir algo. Tenía pendiente un libro que quería leer desde que se publicó y no había podido hacerlo. Sabía que era bueno por lo que me habían comentado algunos amigos, pero lo cierto es que lo he encontrado aún mejor de lo que me esperaba. Hablo de El dolor de los demás, de Miguel Ángel Hernández. Es un placer degustarlo de principio a fin: una historia interesante, una gran generosidad y entrega de sentimientos personales del escritor, una ambientación que te resulta familiar, una lectura que tiene varias capas, con una profundidad de pensamiento muy de agradecer en una novela. Y más cosas. Si no la han leído, háganlo, les va a gustar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook