25 de junio de 2020
25.06.2020
La Opinión de Murcia
Sol y sombra

Miedo, miserias y estratagemas

25.06.2020 | 00:03
Miedo, miserias y estratagemas

El coronavirus no nos ha hecho mejores, sino todo lo contrario. Su resaca es la del miedo, que es el peor carburante de la historia y que se reproduce del modo más miserable con el rechazo al otro. De ahí surge la madrileñofobia que alientan los propios dirigentes políticos regionales para satisfacer una demanda irracional que se prodiga entre los vecinos muertos de pánico por la posibilidad de contagiarse con los que llegan del exterior, como si el exterior fuese un planeta desconocido de otra galaxia.

También están los delatores dispuestos a denunciar a los que no llevan mascarilla por la calle o a llamar la atención a quienes fuman en una terraza. El miedo colectivo es un enemigo de la convivencia, incitado muchas veces por el más histérico apego egoísta a la vida. Cuando no conduce a guerras, como en el pasado siglo, circula incentivado por cualquier corriente totalitaria que reclama soplones decididos a señalar a los demás.

El miedo a sufrir con las consecuencias de una mala gestión de la pandemia ha puesto el ventilador en marcha para repartir culpas del pasado ya juzgadas y condenadas con el fin de aligerar el presente, como es el caso de Felipe González y su responsabilidad en los GAL.

Que el PSOE no haya levantado la voz para defender a su líder histórico es la prueba evidente de la operación en marcha de una izquierda populista para ajustar cuentas con la Transición y quienes, con sus aciertos y errores, contribuyeron a hacerla posible.

En Sánchez opera, además, un mecanismo de resentimiento hacia el propio partido, que intentó librarse de él para no tener que padecer el desprestigio de estos momentos. Por eso ni Sánchez, ni nadie de los que lo rodean, se ha decidido a poner en su sitio a Pablo Iglesias y desbaratar su estratagema de desviar la atención arremetiendo contra el socialista expresidente de este país que durante más años asumió la tarea de modernizar España.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook