12 de mayo de 2020
12.05.2020
La Opinión de Murcia
Diario de un confinamiento

Murcia, 10 de mayo: el test

11.05.2020 | 21:28
Murcia, 10 de mayo: el test

Hoy me enredé haciendo cosas en casa, se pasaron las diez y ya no pude salir a caminar a la montaña porque se acabó mi franja horaria; mañana, 11 de mayo, Murcia, once Comunidades más y las ciudades de Ceuta y Melilla, entran en Fase 1 y tenemos 'permiso' de Pedro Sánchez y su séquito de 'expertos' para pasarnos todo el día de tiendas y bares. En solo veinticuatro horas, y sin test masivos ni rastreo de posibles contagiados ni medida alguna, el panorama cambia de la noche a la mañana y pasaremos de una estricta cuarentena a media España literalmente a la calle, pero sigue vigente el estado de alarma. No sé vosotros, pero yo no entiendo nada. Eso sí, si aumentan de nuevo los contagios seremos nosotros y no ellos los culpables. Y, además, nos llamarán irresponsables.

Paul Romer, Nobel de Economía y ex economista jefe del Banco Mundial, dice en El País: «La base del plan para reactivar la economía es que debemos usar test y aislar a los infectados». Y sigue: «El virus puede estar aquí para siempre. Podemos tardar cinco o diez años en tener una vacuna que funcione. Debemos contar con un plan para manejarlo de forma indefinida». Desde Suecia, el reconocido epidemiólogo Johan Giesecke, en contra de las rígidas cuarentenas, vaticina en otra entrevista: «El coronavirus se propaga como un incendio y no importa lo que uno haga, todos se van a contagiar». Pues mejor que nos contagiemos cuanto antes.

Sin test no solo no sabemos si somos portadores o ya lo pasamos; es que no habrá ni viajes. En julio llegará a Canarias un primer vuelo piloto con pasajeros monitorizados por una aplicación sanitaria segura llamada Hi+Card y libres de Covid-19. Me temo que sin este pasaporte sanitario digital no vamos a ir en mucho tiempo a ninguna parte. En España algunos laboratorios privados ofrecen el test del coronavirus por unos cien euros, pero el ministerio de Sanidad ha impulsado una orden que los prohíbe sin prescripción médica, alegando que en periodos de escasez no pueden permitir hacerlos en grupos de población donde «la eficacia no es necesaria». Pero es que a los sanitarios tampoco se los hacen. A los futbolistas sí y eso poco nos ha gustado.

Boris Johnson planea imponer una cuarentena de catorce días a quienes entren en el Reino Unido y, claro, la medida ha provocado las protestas de las compañías aéreas que hablan de que el sector se verá arrasado. ¿Y qué haremos en España? Lufthansa acaba de anunciar que volará a Mallorca a partir del 1 de junio y el Gobierno todavía no sabe cómo lidiar con la posible oleada de alemanes. Qué tiempos tan complicados.

Mi total desaprobación para la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Ayuso, por sus continuos e irresponsables desatinos en la gestión de esta crisis sanitaria. También para la consejera de Sanidad de Aragón, Pilar Ventura, que se ha atrevido a asegurar que para los sanitarios ha sido un 'estímulo' fabricar sus propios trajes de protección y a la que, para que no lo olvide nunca, le recuerdo un dato: 44.000 profesionales de la Sanidad, contagiados en España. Con políticos así no vamos a ninguna parte. Yo quiero expertos que dirijan mi país y no a toda esta gente que no sabe de nada y encima se pasa el día entero peleando.

Os quiero. Cuidaos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook