17 de enero de 2020
17.01.2020
Mamá está que se sale

Los dueños del mundo

No sabes qué historia he descubierto ¿Por qué no se estudia esto en el colegio? ¿Cómo es posible que no llevemos ese hito escrito en la frente?

16.01.2020 | 20:08

A mi hija le mandaron en vacaciones hacer un trabajo sobre la vuelta al mundo de Magallanes. Cuando me enteré, estaba deseando que se pusiera manos a la obra, para meterme yo misma en la historia, con la excusa de ayudarle. Más aún con la cantidad de material que reunió, entre los recortes que mi padre le buscó y lo que buscó ella por internet, las preguntas que fue haciendo por ahí, y para colmo, la cantidad de material que le trajo Antonio (que te aseguro que no han editado nada más, ni papel ni en digital, desde que Magallanes zarpó). Así que el trabajo no sé cómo habrá quedado, pero aquí hay material para montar un museo. Y como te puedes imaginar, alguna cosa que otra, sí la he ojeado.

No sabes qué historia he descubierto ¿Por qué no se estudia esto en el colegio? ¿Cómo es posible que no llevemos ese hito escrito en la frente? Desde los viajes de Ulises, no hay otra gesta de aventuras, de héroes y de villanos que la pueda igualar. Y eso que la Odisea era inventada. Es equiparable a que hoy en día lanzásemos al espacio, con los pocos datos que tenemos, cinco naves espaciales para explorarlo, que al año escaso volviera sólo una de ellas, con un puñado de hombres diciendo que no es posible el viaje, y que tres años más tarde de partir, y cuando ya nadie esperaba noticias, aterrizase contra todo pronóstico, una sola de las naves, hecha trizas y con sólo dieciocho hombres a bordo, de los doscientos sesenta y cinco que embarcaron, diciendo que el viaje al espacio, no sólo es posible, sino que ellos lo han hecho y han vuelto para contarlo. Y encima trayendo consigo un cargamento de especias de las Islas Molucas, que pagó con creces la gran inversión hecha en el viaje, sólo al alcance de la potencia que entonces era España.

Debería ser una obligación saber cómo Magallanes, caído en desgracia en la corte portuguesa, planteó al rey Carlos I de España su idea de llegar hasta Oriente, navegando siempre hacia Occidente como había hecho Colón, de cómo se retrasó el viaje por las serias dudas que planteaba, y de cómo se solventaron los problemas a bordo, como el motín por el que desertó la primera de las naves, la que volvió diciendo que el paso que decía Magallanes no existía. Y ver cómo se siguió adelante con la empresa a pesar de todo, incluso cuando muerto Magallanes, los hombres que quedaban vivos, ya bajo el mando de Elcano, decidieron seguir adelante hasta España, adentrándose entonces en aguas portuguesas, siendo perseguidos a muerte por ellos el resto de la travesía, llegando finalmente a Sanlúcar de Barrameda, el mismo puerto del que habían salido tres años antes, siendo recibidos como héroes, y corriendo su increíble historia por todo el mundo conocido.

Y de cómo Magallanes, el gran navegante que encabezó la hazaña, fue muerto en Mactán, por las tribus Silapulapu, tras ser traicionado por Humabon, un jefe local de filipinas, y no pudo ya ser enterrado en la catedral de Sevilla como deseaba.

Entonces sí fueron los españoles los dueños del mundo, no porque lo dijera un tratado, sino por propio derecho, el que otorga haber sido los primeros en circundar el mundo, en pasar penurias y peligros, incluyendo ir más allá de los 'cuarenta rugientes', esas aguas que hay más allá del paralelo cuarenta, llamadas así por el aullido de las corrientes tan fuertes que confluyen. Y por todo eso, en el escudo de España lucen dos columnas, las columnas de Hércules, que representaban el fin del mundo para griegos y romanos, junto con la inscripción Plus Ultra, 'más allá', porque fueron los españoles los primeros que fueron más allá del mundo conocido. Los dueños del mundo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook