10 de enero de 2020
10.01.2020
La balanza inmóvil

Quo Vadis

10.01.2020 | 04:00
Quo Vadis

Después de haber juramentado o prometido la Constitución cada diputado/a como le ha dado la real (por eso de la monarquía, por ahora) gana. Después de haber oído que la gobernabilidad de España le importa un comino a alguna diputada. Y después, de no haber oído nada del funcionamiento de la Justicia en general y de la Región en Murcia, en particular, me pregunto ¿quo vadis?

Es verdad que hay que desjudicializar el país, dice el Gobierno (supongo que el país catalán), con lo que estoy totalmente de acuerdo. Ahora bien, no nos confundamos. Lo que ha pasado a ser un delitop no es ahora un conflicto, pues el delito no deja de ser delitop por desjudicializar la política. Me explico: la vía del dialogo y del acuerdo esta tan bien como la mediación judicial. Otra cosa es que sirva para algo. Lo que nunca puede suceder es que a costa de pactos, diálogos y concesiones, se salte la ley. Si los independentistas y los proetarras piensan que eso va a suceder, espero estar en lo cierto, se equivocan.

Una cosa es hablar y otra es hacer la vista gorda a las infracciones criminales. Mientras España sea una Monarquía, conforme la Constitución proclama (Constitución aprobada por casi el 90% de los españoles, allá por el año 1978) no habrá una República, si no se modifica. Y mientras la soberanía resida en la nación española, no será posible una independencia, unilateralmente decidida por una parte de España. Si se quiere una federación o una independencia, que se reforme la Constitución y se pacte no solo por unos cuantos, sino por toda España. Entonces estaré de acuerdo. Y si se hace de forma individual, se estará ante delitos de rebelión, sedición, prevaricación, malversación de caudales públicos o desobediencia, por muchos pactos que se hagan.

Así que desjudicializar la política está muy bien, pero que nadie piense que con eso se va a poder hacer lo que la ley no permita, pues fiscales y jueces tienen la obligación de impedirlo para mantener simplemente un Estado de Derecho.
Por lo demás el nuevo Gobierno de coalición, al que se le debe dar un respeto y confianza, mientras no se demuestre lo contrario, pues lo mismo que cuando se dijo digo era Diego, hay que esperar a ver qué pasa entre otras cosas con lo anunciado a bombo y platillo, como es la importante reforma laboral, para cargarse la del PP del año 2012, donde esencialmente pasó la indemnización por despido improcedente de 45 a 33 días por año trabajado.

La colación PSOE-Unidas Podemos, según el documento de 50 páginas titulado Coalición progresista: un nuevo acuerdo para España pretende en síntesis: a) derogar los despidos por absentismo causados por bajas por enfermedad; b) dejar sin efecto las limitaciones al ámbito temporal del convenio colectivo, para que continúe hasta uno nuevo; c) abolir la prioridad en la aplicación de los convenios de empresa sobre los convenios sectoriales; d) limitar la subcontratación a servicios especializados ajenos a la actividad principal de la empresa; e) limitar la capacidad de modificar unilateralmente las condiciones de trabajo por la empresa; f) revisar los mecanismos de inaplicación de los convenios colectivos, oriéntalo a un descuelgue salarial vinculado a causas económicas graves; g) conseguir que la contratación indefinida sea la forma ordinaria de acceso al empleo (creo que es la medida más importante): h) desarrollar un estatuto del becario; i) elevar el salario mínimo a 1.200 euros; j) el IPC se aplicará a las pensiones; k) reorganizar la Seguridad Social; l) equiparar autónomos a trabajadores por cuenta ajena, en sus derechos; y, ll) subir impuestos a rentas altas.
Ahí vamos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook