10 de enero de 2020
10.01.2020
De un grano de arena

Las citas desubicadas

09.01.2020 | 20:21
Las citas desubicadas

A discursos más broncos, menor originalidad. Los ejemplos los vimos en este Debate de Investidura en el que cavaron trincheras ideológicas que la sociedad hace tiempo que saltó y enterró. Intervenciones que el psicólogo Piaget situaría en la etapa heterónoma del desarrollo moral de los niños entre los 5 y los 10 años donde impera la dicotomía de lo bueno y lo malo sin matices.

Extrapolado a lo parlamentario, los discursos parecía emerger ramplonamente de ese momento de maduración personal: las derechas y las izquierdas, los constitucionalistas y los independentistas, los ricos y los pobres, los explotadores y los explotados, los represores y los represaliados.

Hasta una señora de Esquerra tuvo una pataleta cuando dijo que la política española le importaba un comino. No aludió a si renunciaría, en consecuencia, a su nómina como diputada.

Atrás quedaron los tiempos de los que se presentaban como adalides de la transversalidad (¿se acuerdan del 'palabro'?) o de los que enarbolaban la superación de las diferencias históricas y atávicas entre españoles, aquellas plasmadas en el Duelo a garrotazos de la etapa de las Pinturas Negras de Goya.

Hubo en la 'muy derecha' quien fue incapaz de tributar el aplauso a una joven parlamentaria de Podemos enferma de un cáncer extendido, agresivo y raro, como ella mismo dijo.

El calendario corrió espantosamente hacia atrás cuando se escucharon en boca de Casado, Sánchez y Arrimadas las citas del que fuera presidente de la Segunda República, Manuel Azaña. Del que fuera ministro de la Guerra y presidente del Gobierno, Francisco Largo Caballero invocado por Abascal, y hasta la mención a la entonces diputada a Cortes, Dolores Ibárruri 'La Pasionaria' aludida nada menos que por el diputado de Bildu Óscar Matute. Un individuo que fundó en 2008 el partido 'Alternatiba' en el País Vasco y que todavía estará pensando qué quiso decir cuando lo presentaba como «participante en el proceso de rearticulación para la unidad de acción de la izquierda alternativa en Euskal Herria mediante una agenda política multidimensional».

Las alusiones extemporáneas y fuera de contexto a aquellos convulsos y dolorosos años para la memoria de los españoles exige que nuestros políticos, antes, estudien la Historia de España desde la perspectiva de varios autores. Claro que eso ni se aprende en dos tardes ni cabe en un tuit.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook