19 de diciembre de 2019
19.12.2019
La Opinión de Murcia
El Mirador

La patria

18.12.2019 | 20:30
La patria

A mí me parece, y esto lo digo sin ánimo, claro, de molestar a nadie, que la patria está en la niñez. Y que me perdone el populinacionalismo. Pero es lo que pienso. Y me da lo mismo cómo sea la persona ni cómo haya sido su niñez, ni en qué época ni lugar ni bajo qué circunstancias la haya vivido, es igual. Yo creo que la niñez que se esconde en cada ser humano (y que en parte actúa condicionado por ella) es su auténtica, su verdadera, su legítima patria. Su patria original, como el pecado bíblico. Estoy convencido de ello. Cuando a cualquier alguien se le ocurre cualquier cosa que considera trascendente, sea ésta buena o mala, la considere positiva o negativa, es igual, en su satisfacción o en su dolor, la persona se refugia en las verdes praderas de su infancia? fueran las que fueren, pues, si bien pueden diferir, y de hecho las praderas difieren en verdor y tibieza, incluso en sequedad y pobreza, la infancia, en cambio, siempre es la misma.

A mí me pasa, y supongo que a todos también. Ya he dicho que no todas las patrias infantiles son iguales ni las mismas en bondad ni amabilidad, ni en calidez ni calidad. Pero la niñez sí que es igual siempre, y siempre ve sus primeras vivencias como únicas, y siempre las transforma en una aventura, algo nuevo y original para él solo, y que comparte con otros de su alrededor, sus primeros compañeros de vida y de juego. Un mundo, sea como sea este mundo, que está construido a su medida de niño, para que interactúe con él y en él, y para que, jugando, aprenda desde él? Y de ese mundo, no de otro, cada crío hace su patria, a la cual volverá mil veces desde su futuro? Y no me digan que no regresan los que me leen o me escuchan a esa patria en infinidad de ocasiones. Es que esa es la verdadera patria, donde solemos refugiarnos de vez en cuando. Menos en la juventud, más en la madurez, mucho, muchísimo en la senectud.

Te abstraes en tu interior (mente, alma, espíritu, ponedle la etiqueta que queráis) y de pronto apareces en el recreo de tu escuela pobre, gris y de posguerra, bueno. ¿Y qué? Sí, años de plomo, vale, de acuerdo, pero feliz con tus amigos, inmerso en aquellas correrías arriesgadas, el agua-va, a la una la mula, el ajo duro, el rey hueso; o en aquellas aventuras salvando la distancia hacia la plataforma del balneario, sobre un pasillo de apenas tres centímetros con la punta de los dedos a un par de metros sobre el mar; o en asalto a los bancales del 'tío Cananeo'; o en las ingenuas pero bravas batallas entre los del Barrio de la Calavera y el de los Cacharros. O se te aparecen amables cientos de caras conocidas por tuyas, a las que pones nombre y situación, rostros de personas ya muertas, pero que viven en su esplendor en esa patria tuya, mientras tú vivas contigo mismo, y recuerdas tu relación personal con todas y cada una de ellas, por ligera que fuera?

Y vuelves a vivir, una vez más, y cien veces más después, aquellos juegos, aquellas compañías, aquellos primeros escarceos, aquellos primeros vuelos desde tu áspero pero caluroso nido, aquellas primeras sensaciones, sensaciones de sabor y de saber, sensaciones de libertad, incluso en una sociedad de libertades secuestradas y castigadas; y de manifestaciones e incluso pensamientos prohibidos; y la asfixiante atmósfera de culpa por el omnipresente pecado. Es igual, da lo mismo. Solo ahora, en la distancia, sabes que aquello estaba lleno de carencias elementales, incluso esenciales. Carencia de todo, miedo por todo, con más penas y llantos en las familias que risas y alegrías. Y, sin embargo, sabes, sin riesgo a equivocarte, que tú viviste plenamente la vida que era tu vida. La que fue tu existencia. Y que todo eso era prístino, nuevo y maravilloso. Como toda primera vez. Y no era otra cosa que estabas estrenando vida. Simplemente eso, que estabas paladeando tus primeras, y para ti únicas, vivencias. Y que todo eso era nuevo, único y maravilloso. Como toda la primera vez. Y por todo eso digo y afirmo que es la patria de uno.

Personalmente, al menos, la patria que me quieren vender, de la que me quieren convencer unos y otros, cada cual según sus propias ópticas e intereses, me es tan postiza como inaprehensible. La siento como una idea forjada artificial y artificiosamente, y casi siempre obligada por una educación igual de impuesta y forzada. Sin embargo, me reconozco en esa patria mía de la infancia, y la reconozco tan como mía como yo suyo. Y nos reconocemos ambos como única patria. Ese soy yo, ahí estuve, aún estoy, y siempre estaré. Esa es mi patria. Esa es la patria. Nadie me la ha enseñado, nadie me ha forzado a reconocerla y aceptarla, es la primera vida de mi vida, ¿cómo no puede ser mi patria?

No es mi patria la del 'Todo por la Patria', la que me exige ser un héroe para derramar mi sangre por los intereses con que la revisten, para arruinar mi vida por ella, para morir por ella? Esa patria es el mismo tótem tribal al que se le hacían sacrificios. Eso se lo eligen a uno, no lo elige uno, y sus motivaciones siempre están en su niñez. No. Esos son los antiguos dioses totémicos, disfrazados con el concepto de patria. Pero esa es la falsa patria yahvídica, pues la patria verdadera y amable no exige nada y siempre ofrece refugio. Y te devuelve a ti mismo siempre, porque siempre la encuentras en ti mismo. No hay que rendirle sacrificios, pues tú eres tu propia patria. Tu patria, la patria, es el niño que conservas dentro. Eres lo que eres porque naciste en ella y de ella. No por ella.

Tu patria eres tú, pero la encuentras en la infancia. Es lo que yo creo, naturalmente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook