13 de diciembre de 2019
13.12.2019
La Feliz Gobernación

La culpa fue del chachachá en su conjunto

La sociedad murciana en su conjunto es, en efecto, responsable de elegir a políticos ineptos que en vez de satisfacer sus demandas le transfieren a ella las consecuencias de su propia ineptitud

13.12.2019 | 04:00
La culpa fue del chachachá en su conjunto

Hay veces en que a Fernando López Miras le asiste la razón. El ejemplo más inmediato: cuando renuncia a entrevistarse con Pedro Sánchez en la ronda que éste ha anunciado con los presidentes de las Comunidades autónomas para consultarles sobre sus pactos de Gobierno. Si Sánchez debe hablar con Torra para pulsar el apoyo a su insvestidura del partido de Puigdemont, que lo haga, pero anunciar un rodeo con el resto de presidentes autonómicos para justificar ese encuentro como una etapa más de la ronda es un ejercicio de cinismo. Ni siquiera los presidentes autonómicos socialistas debieran aceptar tamaño paripé por respeto a los ciudadanos de sus respectivas Comunidades. Y más cuando no tendría nada de extraño que Sánchez se reuniera con Torra sin buscar otro pretexto que la necesidad del apoyo del partido al que representa el presidente de la Generalidad catalana. ¿Qué pintaría López Miras en este rosario de consultas? El papel de testigo falso, junto al resto de sus colegas autonómicos, para que Sánchez justificara su entrevista con Torra como una convención validada por el resto, cuando ni siquiera necesitaría esa envoltura. Poco importa que la decisión de López Miras obedezca, no ya a una resolución personal, sino a la consigna nacional de su partido, pues en este caso tal consigna es absolutamente lógica. Así se las ponían a Fernando VII.

Otra cosa en la que el presidente de la Comunidad ha acertado en los últimos días: la culpa del colapso del Mar Menor corresponde a la sociedad murciana en su conjunto, ha dicho. El problema es que lo ha dicho él, pues desde una posición diferente a la suya tal vez este diagnóstico no sonara de manera tan estridente. Y es que el desarrollo de ese resumen esquemático sobre la situación obligaría a concluir que esto es así porque la sociedad en su conjunto viene votando masivamente al partido que ahora preside López Miras. Por eso digo que el presidente también acierta en esto. Ningún partido de la oposición se arriesgaría a culpabilizar a los votantes que han promovido tan extraordinarias mayorías de Gobierno a lo largo de dos décadas de la responsablidad de los efectos que han traído estas consecuencias gracias a la confianza prestada por la sociedad murciana. Por curioso que parezca, López Miras se ha atrevido a decir que la sociedad es responsable, la misma sociedad que valida su estatus político; en consecuencia, viene a sugerir que la sociedad se ha equivocado al confiar en la gestión del partido al que él mismo representa.

Nadie puede creer que los votantes del PP apoyaran la liquidación del Mar Menor. O que apostaran por una gestión del sistema educativo que está a la cola del país. O que los hospitales y centros sanitarios sean el germen de los brotes de sarna. O que los índices de pobreza estructural constituyan el santo y seña de esta Región. O que la excelencia y los logros del sociedad civil, del dinamismo empresarial y de la vida cultural queden constantemente empañados por la ineptitud de la clase política gobernante. O que aceptaran que la corrupción política (véanse los recuelos que asaltan la actualidad informativa) fuera el modelo normalizado de gestión de la cosa pública. O que ayer mismo se dijera que ya se ha hecho todo lo que es posible hacer por Los Alcázares, declarada por la realidad ciudad inundable para todos los siempres.

La práctica es, pues, que pagamos unos sueldos extraordinarios a una clase política gobernante cada vez más expandida que tiene por costumbre ponerse medallas cada vez que recurre a la posverdad para figurar éxitos y que se desentiende de los problemas al transferirlos a un ente abstracto al que llaman sociedad, incluso cuando se trate de la sociedad que ha venido creyendo que los poderes públicos en que confiaba y a los que financiaba con sus impuestos tenían la capacidad de que presumían para resolver sus problemas.

La sociedad murciana en su conjunto es, en efecto, responsable de elegir a políticos ineptos que en vez de satisfacer sus demandas le transfieren a ella las consecuencias de su propia ineptitud. En esto acierta López Miras, a pesar de que la sociedad murciana en su conjunto haya tenido la precaución de no hacerle ganar ni una sola elección, aunque esté donde está por el apoyo de otros a los que esa misma sociedad acaba de pasarles la correspondiente factura por su suicida inercia. A veces las sociedades despiertan. En su conjunto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook