09 de diciembre de 2019
09.12.2019
Murcia D. F.

A Podemos Murcia le va la marcha

La purga iniciada por la formación morada esconde la intención de hacerse con la organización local, que está en manos de Gino Ruiz, próximo a Urralburu

09.12.2019 | 04:00

Cuidando Podemos. Esta es la marca con la que el ahora concejal de Podemos en el Ayuntamiento de Murcia Ginés Ruiz Maciá, conocido por todos como Gino, se presentó a las primarias de Podemos hace más de un año para dirigir los designios de la formación morada en la capital de la Región. Ganó con el 62% de las votos y en la actualidad continúa ejerciendo de líder local pese a estar próximo a Óscar Urralburu, el que fuera factótum de los podemitas en la Región, que abandonó este partido para presentarse a las elecciones generales por Más País.

Y ese es su pecado. Su estrecha relación con el 'innombrable' Urralburu que, pese a estar fuera de la formación morada, parece que sigue condicionando el futuro y los designios del partido de Pablo Iglesias. Presente estando ausente. Esta es al menos la sensación que tienen las personas que desde fuera asisten al desmoronamiento de este partido en la Región que ha iniciado una caza de brujas, una purga, una persecución al diferente para quitarse de encima a todos los que no son de la cuerda de Javier Sánchez Serna, el diputado nacional y miembro de la Mesa del Congreso.

Los primeros en ser señalados, todos aquellos que han hecho campaña para Más País, según ellos, desde las filas de la formación morada que ahora no parece que acepte de buen grado la transversalidad y el diálogo con los críticos o con los que tienen otro concepto de lo que tiene que ser un partido que nació del 15-M y que se considera heredero de un movimiento que surgió cuando España más lo necesitaba ante el hartazgo de la corrupción y de los recortes en Sanidad y Educación, principalmente.

En teoría, han iniciado la persecución de aquellos que se supone no estuvieron al lado de Serna en la campaña electoral, aunque han cometido un error de bulto, ya que una de las 'represaliadas' sí apoyó al ahora diputado pegando carteles y repartiendo propaganda, una circunstancia que le quita credibilidad a este movimiento de poner orden en el partido, que desde hace meses está en manos de una gestora (al menos no han realizado aún ningún movimiento para mover esa situación). De hecho, en el expediente de una de las personas no se nombra ni una sola vez a Más País ni a la campaña electoral.

Dejando a un lado la 'legalidad' de esa purga, realizada directamente por la gestora regional y sin tener resolución firme del órgano competente: la comisión de garantías estatal, lo que subyace en el fondo es la necesidad de hacerse con el control de Podemos a nivel local, que está en manos de Gino al ganar las votaciones con su candidatura Cuidando Podemos, un apelativo que no está en estos momentos cotizando al alza.

Todo lo contrario, los mandamases se han empeñado en que salte por los aires una vez más y que gane de nuevo unos buenos kilos de desafección en la espiral iniciada en distintos territorios que le han llevado en las últimas convocatorias a perder miles de votos.

El diputado nacional y líder de la gestora no se fía del concejal morado y de sus huestes. De hecho, uno de los expedientados iba de número tres en la lista municipal de Gino, que nunca se pronunció públicamente a favor o en contra de Más País y que está haciendo una oposición en el Ayuntamiento de Murcia sin grandes exabruptos y con un discurso que gusta bastante al resto de grupos de la oposición y también al Gobierno local, que en absoluto se siente amenazado por esa bancada.

Sánchez Serna quiere controlar, por tanto, el Consejo Ciudadano Municipal y el aparato a nivel del municipio de Murcia, una plaza clave para hacerse con los mandos definitivos del partido que tiene cuatro años para cambiar el rumbo de la desintegración a la que parece que está abocado sin un liderazgo claro en la Región. Algunos echarán de menos al errejonista Urralburu y sus gentes, que también hicieron sus purgas.
Parece que es la historia de Podemos, un partido al que le va la marcha y que no ha llegado a encontrar su sitio en las instituciones, donde se ha convertido en una formación más de la oposición que, en el caso de la capital de la Región, por raro que parezca la está ejerciendo con ferocidad Ciudadanos, paradójicamente, el socio de gobierno de los populares. Son las cosas de la política. Muchas veces incomprensibles. Por nadie pase.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook