21 de noviembre de 2019
21.11.2019
La Opinión de Murcia
De un grano de arena

La cibervieja del visillo

20.11.2019 | 20:35
La cibervieja del visillo

Se trata analizar a través de la localización geográfica de los teléfonos móviles y sus movimientos en un espacio de tiempo, el cómo nos desplazamos, cuánto y con qué frecuencia, por dónde y a qué horas.

Una prospección en cientos de miles de terminales anónimos que, sin embargo, ha provocado una polvareda de protestas y sospechas hacia el uso que se haga de esa información. Y sobre todo, en torno a la privacidad de los propietarios de los aparatos que serán auscultados partiendo del cruce de señales que vamos dejando, como las miguitas de pan del cuento de Hansel y Gretel (o de Pulgarcito según versiones), en las antenas de telefonía diseminadas por el territorio nacional.

No deja de ser paradójico que nos rasguemos las vestiduras por semejante intromisión en la intimidad cuando no tenemos tela de la que tirar. Hace tiempo que vamos desnudo por el ciberespacio.

Aunque bien es verdad que quizás no nos hayamos enterado de la profundidad y el alcance que en cada clic en las redes sociales o Internet va dejando nuestra 'huella digital'. Imborrable, por cierto, aunque aparentemente parezca que la hayamos eliminado del teléfono móvil o pasando un 'limpiador' por nuestro historial de navegación.

Nunca leemos la condiciones de privacidad que nos brindan las aplicaciones a las que nos suscribimos porque se pierde mucho tiempo en páginas y páginas de letra pequeña. Preferimos teclear el 'acepto' sin ser conscientes de que damos el beneplácito para que nuestros datos personales que, a veces, incluyen los números de cuenta corriente o de Visa con los que efectuar pagos, puedan ser transferidos o utilizados por no se sabe quién.

Subimos a las redes fotografías que, en la sombra, facilitan el lugar, el día, la hora y el tipo de móvil que se empleó. Los más temerarios hasta 'cuelgan' imágenes de los rostros de sus hijos menores sin reparar en los peligros de su divulgación y en el derecho que les asiste a la protección de su intimidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook