15 de noviembre de 2019
15.11.2019
La feliz gobernación

Ciudadanos no sabe si meter criada o ponerse a servir

La clave que podría llevar más tarde a la moción de censura, y hasta por sugerencia de Cs, no vendrá por el Mar Menor, sino por la nueva situación política, que tensará los pactos bilaterales del PP con sus dos socios

15.11.2019 | 04:00
Ciudadanos no sabe si meter criada o ponerse a servir

Será mejor que el socialista Diego Conesa se guarde la moción de censura que anunció para antes de Navidad y la intente en tiempos más despejados. Quedan cuatro años de una legislatura autonómica que apenas acaba de empezar, y no es cosa de que se apresure con ese toletole. Sobre todo porque la iniciativa no tendrá éxito si no cuenta con el nihil obstat de Ciudadanos, y si hay que ir se va, pero ir pa' ná es tontería.

Este partido, Cs, no sabe, tras el meneo a que sido sometido en las legislativas, si meter criada o ponerse a servir, de manera que precisa de su tiempo para volver a reconocerse. No es previsible que reaccione estableciendo un cambio de rumbo poco meditado hasta que identifique la causa real de sus errores y conforme una nueva dirección. Y ese proceso se va a marzo.

Mientras tanto, es mejor no molestarlos. Gastar ahora el cartucho de la moción de censura sería un desperdicio, pues todo el mundo sabe, desde el mismo momento de la constitución del Gobierno PP/Cs, que ese recurso aparecería más tarde o más temprano, previsiblemente hacia el ecuador de la legislatura. Pero si el PSOE se adelanta, fracasa, y más tarde vuelve a insistir podría aparecer como titular de una sola política, por lo demás cansina.

Ciudadanos vive un momento de incertidumbre, y lo único que sus dirigentes saben es que han de someterse a la reconstrucción. La despedida de Rivera, tan celebrada como ejercicio de coherencia, en realidad los ha dejado más perdidos que cuando sabían, como todos, que la estrategia de su conducator los conducía al abismo. El líder fundador dijo que se iba a consecuencia de los malos resultados, pero no tuvo el detalle de sugerir a qué se debían tales resultados.

No hizo autocrítica alguna, de manera que ha dejado al rebaño perdido en cavilaciones, y ni siquiera hay un esquema del que partir. Aparte de que se trata de un partido en el que quien se mueve no sale en la foto, a no ser para tomar la puerta, y esa 'cultura interna' aboca a la parálisis hasta que aparezca alguien valiente que diga que el rey anda desnudo.

Conesa justificó la posibilidad de la moción de censura en la política sobre el Mar Menor, y ahora precisa que dependerá de que el Gobierno promueva los recursos presupuestarios que establezcan el rescate de la laguna como prioridad. López Miras, se ha apresurado a asegurar que en los próximos Presupuestos habrá pasta para el Mar Menor, y lo dice en nombre de un Gobierno en el que participa Cs. Cabe suponer que el presidente no va a presentar un proyecto presupuestario que llegue a la Asamblea sin el respaldo de su socio en ese capítulo, de modo que la moción debe darse por desactivada.

A no ser que el PP pretenda repelar presupuesto de las consejerías en manos de Cs con el pretexto de que hay que amontonarlo en el capítulo del Mar Menor, que corresponde a un departamento que gestionan los populares. En la redacción de los presupuestos para 2020 todos, especialmente las consejerías en manos de Cs, van a querer más lana y, desde luego, no van a aceptar recortes, así que a ver cómo cuadran las cuentas de un proyecto desbordado por una deuda que lo duplica largamente. Pero esta cuestión quedará para el capítulo de 'asuntos internos' entre PP y Cs.

La clave que podría llevar más tarde a la moción de censura, y hasta por sugerencia de Cs, no vendrá por el Mar Menor, sino por la nueva situación política. El triunfo murciano de Vox en las generales ha envalentonado a su grupo parlamentario regional, que ya anuncia que exigirá al PP el estricto cumplimiento de su pacto bilateral, algunas de cuyas condiciones resultan radicalmente conflictivas con los compromisos públicos de las políticas de Cs. López Miras, que mantiene un doble pacto (de Gobierno con Cs y parlamentario con Vox) tiene que darle tetilla a ambos, y es posible que la política, contra la biología, sea capaz de producir dos leches distintas, pero para que tal cosa se produzca se requieren habilidades maternales extraordinarias.

Ciudadanos está en talleres, y aunque todos sepan que las averías proceden de la naturaleza de sus pactos, requiere tiempo para reencontrar su ser. Y tampoco está claro que lo consiga. Paciencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook