10 de noviembre de 2019
10.11.2019
La Opinión de Murcia
Palabras

Los macabeos

La recuperación de un escritor lorquino, Barberá y Plá, tan desconocido como importante

10.11.2019 | 04:00
Los macabeos

De la mano de la Asociación de Amigos de la Cultura de Lorca, el profesor Juan Antonio Fernández Rubio acaba de publicar Los macabeos, de Carlos María Barberán y Plá, estupendo trabajo que busca siempre la forma de investigar en Humanidades, con una nota justificativa preliminar y una biografía de altísimo interés, pues nunca se había hecho nada tan importante sobre este autor.

Este es el último rescate literario a los que nos viene acostumbrando, y de magistral manera, el profesor Juan Antonio Fernández. Y es él quien nos dice también que hay nombres que se colocaron fuera de los estudios más o menos canónicos de autores literarios murcianos; aunque puede estar seguro Fernández que con la biografía y el perfil literario de Barberán Plá así como la edición de Los Macabeos queda sobradamente conocido, y bien, el autor al que hago referencia.

Su estudio biográfico lo inicia el investigador desde el nacimiento a los primeros años (1821-1832), que aunque nacido en Valencia, se trasladó a Lorca al año siguiente, precisamente al ser nombrado en nuevo destino de su padre, que era capitán, al Regimiento de Lorca, viviendo la familia Barberán en la afamada calle La Cava, a la entrada de la Diudad del Sol. De familia católico-conservadora, estudiante en el Colegio de La Purísima de Lorca, leyó a Zorrilla, Larra y Espronceda, entre otros románticos, hizo Derecho en Granada y fue juez en Lorca.

En El Liceo Lorquino, Juan López Barnés dijo de él que era «un admirador entusiasta de nuestros poetas románticos; para solaz y recreo de sus amigos, a petición de éstos, amenizaba las horas de tertulia, recitando composiciones poéticas de sus poetas favoritos; lo hacía tan bien, que no sólo ganaba la atención, sino los más cálidos aplausos de los que las escuchaban. A las veces, recitaba algunas poesías suyas de las muchas que conservaba inéditas».

El mismo autor de esta investigación sitúa a Barberán en el entramado político que va desde la Primera República hasta la proclamación de Alfonso XII, señalando al que fue abogado y juez en Lorca como carlista. Y en poesía alude a que los más jóvenes poetas le llamaban 'el último romántico'. Muy destacado es el trabajo de Fernández Rubio cuando estudia y define la estética poética de Barberán Y enorme estudio el de nuestro autor literario con las revistas lorquinas de la época, donde publicó diversos poemas, así como el lucimiento de eventos al estrenarse el Teatro Guerra de Lorca.

Magnífico el trabajo y el acercamiento de los perfiles literarios sobre Barberán, especialmente el dramático en el análisis de Los Macabeos, que quiso adaptar su autor como libreto de ópera. Barberán fue precursor en trabajos periodísticos, pero como dice Juan Antonio Fernández Rubio, «si algo destaca de la personalidad de Carlos María Barberán y Plá es, sin duda alguna, su amplia formación histórica, filosófica, teológica y literaria; así como su ferviente religiosidad y su polifacética pluma.

Todo ello hace de él un verdadero humanista cristiano, cuyas competencias intelectuales complementó con el ejercicio de sus actividades profesionales (abogado y profesor de Retórica y Poética de Segunda Enseñanza), el desempeño de sus cargos públicos (regidor síndico municipal y vocal de la Junta de Instrucción Primaria) y sus múltiples puestos de responsabilidad en el Colegio de Abogados de Lorca». Asimismo, añade el autor de la investigación, «su papel como literato queda patente en el amplio desarrollo que ejercitó dentro de los tres géneros: en el ámbito prosaico se mantuvo fiel al canon estético de su tiempo, tanto en sus textos narrativos como en sus ensayos, en los que defendió su perspectiva sobre la realidad económica y social utilizando como medio de difusión la prensa».

Nuestro autor, investigador de la vida y la obra e Barberán y Plá, señala, muy certeramente, que «es notable por supuesto su aportación en el ámbito del teatro, pese a lo frustrado de su proyecto, pues compuso un argumento cohesionado y coherente, supeditando una estética polimétrica en los diálogos de los que se volvió a servir para defender, e incluso propagar, su ideario religioso. Por todas estas virtudes y grandezas, sirva esta edición como recuerdo y homenaje a una de las grandes figuras de nuestra literatura decimonónica». Una vez que introduce la bibliografía consultada incluye la obra de Los Macabeos.

Hay que reconocer dos cosas: que el trabajo del autor Carlos María Barberán y Plá haya visto la luz, que haya salido de la oscuridad literaria gracias a este investigador, con su magnífico análisis literario, como es Juan Antonio Fernández Rubio, que nos anima a leerlo, como así espero que se haga, como lorquino y amigo, reconociendo que yo mismo y de esta obra sólo había oído hablar de ella hace muchos años al pariente de su autor, el pintor Manolo Muñoz Barberán, padre de quien coordina la bellísima edición en nombre de la Asociación de Amigos de la Cultura, el archivero de Lorca e investigador lorquino Manuel Muñoz Clares.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook