10 de octubre de 2019
10.10.2019
La Feliz Gobernación

Si quieres que gane la izquierda, vota Vox

La resistencia electoral de Vox, y quién sabe si un posible avance, constituyen el principal escollo del PP, que se lanza al espacio de Ciudadanos, y es también el único respiradero del PSOE

10.10.2019 | 04:00
Si quieres que gane la izquierda, vota Vox

En las anteriores elecciones generales, Vox era el fantasma que espoleaba el voto hacia la izquierda. Había que parar el virus, y solo parecía existir un antídoto: votar a la izquierda, con ganas o sin ellas. El PSOE fue el principal cortafuegos contra aquel tronante sonido de la calle, con activistas ultras en cada esquina. Abascal entró en escena a caballo, sí, pero con estrépito controlado.

Pues bien, hoy, ante el 10N, Vox aparece de nuevo como pretexto, pero esta vez la izquierda, antes que intentar neutralizarlo, haría mejor en animar a que crezca. El PP está subiendo a costa de su socio Ciudadanos, se lo está comiendo, de modo que para evitar que alcance al PSOE, que permanece estático, solo queda zumbir a Vox. Vox, refortalecido tras su mitin Plus Ultra (impresionante) es la única frontera con la que choca el PP para recomponer la serpiente multicolor de la derecha en un solo saco, como en tiempos de Rajoy.

Veámoslo desde la Región. El PSOE de Pedro Sánchez y de Diego Conesa ganó hace poco las generales (y las autonómicas) a un PP encumbrado dos décadas y media en el poder. En escaños, tanto nacionales como autonómicos. Bien, pero el porcentaje de votos repartidos entre los bloques a derecha e izquierda seguía siendo el de siempre: 60-40 a favor de la primera. Un tanteo inamovible, que se supone que persiste ante el nuevo envite. La fragmentación de la derecha, traducida en escaños, dio la victoria en dos comicios sucesivos a los socialistas murcianos. No hay que olvidar aquellos 5.000 votos en las generales y 30.000 en la autonómicas que extrajo el partido de Garre, que si salieron de algún lugar sería en gran parte de la masa madre popular. Ciudadanos, aunque obtuvo menos votos que en 2015, mantuvo sus escaños nacionales y aumentó, por el cambio de la ley electoral regional, los autonómicos. Para el caso es lo mismo. Entre Ciudadanos, Vox y Somos, más los errores propios de la catastrófica campaña de López Miras, el PP mordió el polvo de la derrota, aunque después viniera Ciudadanos a curarlo y revivirlo.

Pero el PP es la mantis religiosa. En estas elecciones no va a perdonar a quienes lo arrinconaron hasta el punto de sufrir la sensación de agonía terminal. Y crecerá a costa de los que vinieron a salvarlo. Hacia el centro hay campo y por ahí culebreará. El espacio no está ya cubierto por Ciudadanos, perdida su identidad. Mejor el original que la copia. Además, los populares han modificado ligeramente las listas electorales. Se han quitado de encima a los toreros, a los padres telepredicadores y, aquí, en la Región, a los ninis. En Murcia, la lista ha mejorado un huevo. Puede que el detalle sea irrelevante, pues las avalanchas electorales apenas reparan en esto, pero es un gesto de voluntad. Como si dijeran: ahora vamos en serio.

El problema es Vox. Vox es de piedra, está infiltrado socialmente (no tanto el partido como sus votantes), se está reforzando ideológicamente y apenas ha decepcionado con las concesiones pragmáticas que ha tenido que hacer, pues vende que son el mal menor para que no gobierne la izquierda. Vox está intacto, y más en Murcia, donde obtuvo el mejor resultado en porcentaje en el conjunto de las autonomías. La resistencia electoral de Vox, y quién sabe si un posible avance, constituyen el principal escollo del PP y el único respiradero del PSOE.

El PSOE lo tiene complicado. El avance del PP a costa de Ciudadanos es grave para su escaso margen de diferencia con los populares y, por si fuera poco, Óscar Urralburu viene a comerle por la izquierda, con el efecto añadido de que Podemos ha ganado pundonor convertido éste en activismo electoral a la desesperada. Si el PSOE no se revalida como partido ganador de las elecciones, el efecto psicológico de ser el primero aun estando en la oposición se desvanecerá. La mejor ayuda para los socialistas en esta encrucijada es que Vox haga bien su trabajo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook