18 de septiembre de 2019
18.09.2019
Tinta violeta

Ellas también existen

La gran paradoja, que aún hoy sigue existiendo, fue que una vez formadas se encontraron con un mercado laboral patriarcal, cerrado, y con la imposición de unos roles de género que les confinaban al reducido espacio doméstico

18.09.2019 | 04:00
Ellas también existen

El siglo XX fue un siglo difícil para las mujeres, los medios de masas: la prensa, la radio y la televisión tenían férreas estructuras masculinas, era poco usual ver una mujer en la redacción de un periódico o ejerciendo como columnista de opinión y por supuesto más extraño era una mujer filósofa, ensayista, crítica de cine o antropóloga...

El caso es que este siglo es también el del acceso de las mujeres a la educación (increíblemente tarde si pensamos que las primeras universidades se crearon en los siglos XII y XIII), esto les permitió formarse, desarrollar sus capacidades y tener un proyecto laboral de vida. La gran paradoja, que aún hoy sigue existiendo, fue que una vez formadas se encontraron con un mercado laboral patriarcal, cerrado, y con la imposición de unos roles de género que les confinaban al reducido espacio doméstico: la maternidad y el cuidado de los hijos y el marido era la única salida laboral que la sociedad les marcaba como natural. Es por ello que, la vida, la lucha laboral y la visibilidad de estas mujeres pioneras que consiguieron hacerse ver y oír en el siglo XX, resulta tan interesante. 

El enfoque 'agudo' que hace la periodista Michelle Dean (1979) al reunir la biografía intelectual de estas mujeres cuyas obras influyeron decisivamente en la cultura y el pensamiento del siglo XX, esconde un criterio de selección ácido y crítico, que no pasa desapercibido. Agudo fue el elogio que recibieron por sus obras: profundas, analíticas, reflexivas, poéticas€ En el fondo, este elogio lleva un sesgo de género importante, parece que entorpece menos el ideal de feminidad llamar a una mujer aguda que analítica y reflexiva, de hecho, no veo a un crítico cultural llamando 'agudo' a Heidegger y sí a Hannah Arendt, por citar un ejemplo muy visible. 

Michelle Dean, canadiense, periodista y crítica cultural, galardonada con el Nacional Book Critics Circle's 2016, hace un repaso por la biografía intelectual de Dorothy Parker, Rebecca West, Hannah Arendt, Mary McCarthy, Susan Sontag, Pauline Kael, Joan Didion, Nora Ephron, Renata Adler y Janet Malcolm. Con un estilo directo y demasiado cercano, a mi parecer, excesivas intrigas biográficas, afinidades, amores y rivalidades. Se echa en falta mayor profundidad de análisis de la obra de muchas de ellas y del escenario histórico de dos guerras mundiales que marcarán definitivamente sus vidas y su producción cultural.

Una última crítica necesaria en todos estos libros que consisten en recopilaciones siguiendo un criterio, y es que en la elección de estas biografías intelectuales, le parecerá a muchas lectoras y lectores que hay sobradas presencias y sonoras ausencias, sin duda, todo criterio es subjetivo, tal vez también colonialista y poco periférico, pero me atrevo a recomendarlo sólo por el hecho de visibilizar y acercarnos sus vidas y sus obras, pues me atrevo a decir que, aún siendo la intelectualidad masculina más numerosa en el siglo pasado, la producción cultural de estas mujeres definió los ámbitos y los términos en los que tenemos que pensar el siglo XX.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook