13 de septiembre de 2019
13.09.2019
Verderías

Retos en medio ambiente

12.09.2019 | 20:45
Retos en medio ambiente

No son pocos, ni poco relevantes, los retos que el nuevo consejero de medio ambiente, Antonio Luengo, deberá enfrentar en los próximos años de su desempeño. Desde ya mucha suerte, buen trabajo y mucho compromiso.

En una consejería de tamaño sideral, con las competencias acumuladas de agua, agricultura, ganadería y pesca, los asuntos del medio ambiente deberán, sí o sí, protagonizar esfuerzos paralelos a la importancia de los asuntos ambientales que la Región de Murcia debe atender.

Al consejero Luengo le acompaña un nuevo y potente equipo, con un peso pesado de la política regional en la secretaría general, Víctor Manuel Martínez, y con Fulgencio Perona como director general de Medio Natural, Francisco Marí, al frente de la dirección general de Medio Ambiente y Miriam Pérez en la dirección general del Mar Menor

Parece claro que el nuevo equipo de la consejería se enfrenta con una colección de retos que lo son todo menos intrascendentes y aburridos. Desde el impulso largo tiempo esperado de las políticas de gestión de los espacios naturales y la biodiversidad, a los necesarios contrapesos desde la óptica ambiental de los procesos de ocupación del suelo, pasando por la mejora ineludible de los propios medios con los que cuenta para su importante cometido la Administración ambiental.

Otros muchos aspectos protagonizarán el inmediato futuro, como la situación del Mar Menor, la aprobación de la planificación de las áreas protegidas, la contaminación de suelos, la mejora de los procesos de evaluación de impacto ambiental, la legislación sobre medio natural y paisaje, el impulso a las estrategias de biodiversidad, forestal y de educación ambiental, la gestión de los espacios protegidos, la restauración forestal y ambiental de áreas degradadas, las políticas de caza y pesca, la prevención de incendios forestales, la recuperación de las vías pecuarias, la inserción de las cuestiones ambientales en los planes estratégicos y las políticas sectoriales, los importantes proyectos europeos ambientales y territoriales en los que colabora la comunidad autónoma, las políticas de cambio climático, la agilización de los procedimientos, la mejora de los medios ambientes urbanos y su calidad de vida, la recomposición de puentes con los grupos ecologistas, la promoción sensata de las energías renovables y la ecoeficiencia?

Como se ve, un catálogo, en absoluto exhaustivo, con los que el consejero y su gente tendrán como para entretenerse y, confío, ilusionarse.

Sin duda una región como la nuestra, inmersa en un momento de desarrollo con todas sus luces y sus sombras, que ocupa un espacio administrativo uniprovincial y de medio tamaño relativamente abarcable para gestionar, ubicada en un geográfico lugar tan agradable como ecodiverso, frágil y estratégico, constituida por una población que se hace de acogida, protagonista e inmediata vecina de otros lugares dinámicos del arco mediterráneo, requiere de una política ambiental y del territorio particularmente potente y decidida. El equipo de Antonio Luengo se merece toda la suerte y el ánimo posible para, desde los mismos comienzos de su andadura, hacerse con las riendas de asuntos de la trascendencia de los que le ha tocado gestionar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook