26 de agosto de 2019
26.08.2019
Murcia D. F.

Contrarreloj para la Contraparada

El Ayuntamiento de Murcia se mete prisa para acabar el Centro de Interpretación de esta paraje y evitar así la multa de la Unión Europea, que ha financiado parte de las obras desarrolladas y que no perdona más retrasos

26.08.2019 | 04:00
El centro de visitantes de la Contraparada abrirá en septiembre.

Es uno de los lugares más emblemáticos de la huerta de Murcia y también uno de los que más fotos ha reportado a los gobiernos locales de la capital fuera de lo que es el cogollo del casco urbano. Todos los concejales de Medio Ambiente de los últimos años se han hecho fotos en el lugar. Y hasta el portavoz del PSOE en el municipio, José Antonio Serrano, fue a visitarlo en campaña electoral y fijó parte de su programa electoral en su recuperación y promoción como parte de nuestro legado.

La Contraparada ha dado para mucho en estos años y más que dará que hablar en el futuro, cuyo contenido ya se ha escrito en parte gracias al Centro de Interpretación y de Visitantes que encara su recta final y que ha sido visitado hace unos días por el concejal de Desarrollo Sostenible y Huerta, Antonio Navarro Corchón, y la concejala de Agenda Urbana y Gobierno Abierto, Mercedes Bernabé. Su inauguración está prevista para septiembre después de prácticamente agotar el tiempo para su puesta en marcha.

El Centro ha sido financiado en parte por la Unión Europea y ha alcanzado una inversión superior al millón de euros. Los técnicos de la UE ya lo conocen porque estuvieron haciendo una visita en 2013 junto a la entonces concejala de Medio Ambiente, Adela Martínez-Cachá, y seguro que no esperaban que se tardara tanto tiempo en acabarse. Casi una década ha estado la instalación varada y siendo el objeto de los flashes de las cámaras fotográficas (el exalcalde Cámara se hizo los retratos de rigor en la zona y también el actual regidor, José Ballesta, ha hecho lo propio).

Los retrasos dan buena cuenta de la burocracia y de la lentitud de una administración que fue definida, en su día y con mucho acierto, por un concejal de UPYD como decimonónica. En los últimos meses parece que el Ayuntamiento y sus técnicos se lo han tomado en serio, sobre todo, por el esfuerzo y el empeño que le ha puesto Navarro-Corchón que, a trancas y barrancas, está defendiendo como puede el patrimonio de la huerta (tiene varios molinos en cartera para recuperar), aunque no con la celeridad que ciertas asociaciones de defensa de los vestigios murcianos le reclaman.

Sea como fuere, las prisas no vienen motivadas por la idea casi poética de mostrar Contraparada como antaño fue. Todo lo contrario, la contrarreloj está alentada por la amenaza de multa de la Unión Europea, que no entiende la lentitud de la maquinaria administrativas española para obras a priori sencillas y que llevan años encauzadas. La recuperación del entorno de este espacio es el proyecto más importante que han realizado la Confederación Hidrográfica en una pedanía del municipio de Murcia y aparece en el horizonte como una auténtica joya con la que disfrutar en soledad o en familia.

Cuando se haga realidad será un gran espacio recreativo, en el que descubrir la milenaria red de regadío y el ecosistema fluvial de este rincón donde el Segura se remansa. Se podrá llegar desde Murcia en coche o a través de medios alternativos de transporte como la bici. Un lujo a pocos kilómetros de la ciudad. Bienvenida Contraparada, la joya de Javalí Viejo y de la Murcia huertana. Por nadie pase.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook