22 de agosto de 2019
22.08.2019
El Agostorro

Cómo hacer viral un artículo

22.08.2019 | 04:00
Cómo hacer viral un artículo

Hoy estoy generoso y les voy a contar el truco. Les diré de antemano que es un truco sencillo y tentador que no utilizo. No lo utilizo aunque tampoco fuerzo las cosas para que parezca que no lo hago. Si lo pareciera es porque sale así. Pongo por testigo a quienes tengan la mala costumbre de seguir estos artículos.

Cómo hacer viral un comentario o análisis político. En las empresas periodísticas está muy bien visto que vayas batiendo récords de seguimiento, y no es difícil. Se trata de escribir piezas unidireccionales. Por ejemplo, dar caña al Gobierno. Otro ejemplo, dar caña a la oposición. Si haces lo primero, te aseguras una montaña de reproducciones en Twitter y Facebook. Si haces lo segundo, también. De esto se encargan quienes se identifican con una u otra posición y ocasionalmente se sienten gratificados.

Pero los botones de 'compartir' y los retuis disminuyen notablemente si optas por la mezcla. Ejemplo esquemático: «El Gobierno del PP lo está haciendo muy mal, pero si gobernara el PSOE no lo haría mejor». O: «El PSOE es una gran alternativa, pero el PP no lo está haciendo mal». Una simple frase de escepticismo sobre el adversario correspondiente te condena con una sentencia de olvido en las redes.

Otra cosa son los grupos de WhatsApp. En los partidos los hay de dos tipos: los generales, en que se reúnen dirigentes y militantes diversos, en los que implícitamente está vetada toda autocrítica, y los de personas afines dentro del propio partido, que suelen ser los más interesantes, porque ahí es donde se raja a placer sobre las cosas de casa. A estos es adonde suelen ir a parar los artículos incómodos para la organización política que toque. Pero a nadie se le ocurrirá colgarlos en su muro personal.

Hay otra modalidad de comentarios con los que no te comes una rosca. Por ejemplo, si escribiera: «El Gobierno de la Comunidad de Madrid tiene la virtud de haber hecho mejor al Gobierno de la Comunidad de Murcia». Se supone que es un elogio para el Gobierno murciano, pero nadie afín a él trasladará esta impresión a redes, porque contiene una crítica a otro Gobierno de los mismos partidos.

Todos los lectores merecen el mismo respeto; los del oficio de escribir también somos lectores. Las redes sociales nos empujan a satisfacer a aquellos que, desde un determinado sesgo, aspiran a retroalimentarse. Perfecto. Pero hay también otros lectores no necesariamente alineados a los que no podemos dejar solos. Son los que necesitan altavoces y no portavoces. El reto consiste en hacer magia sin trucos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook