19 de agosto de 2019
19.08.2019
EN DIRECTO
Murcia D. F.

Cambio de paradigma

El Ayuntamiento de Murcia quiere apostar fuerte por la economía circular, un nuevo concepto para hacer 'inmortales' las materias primas, sin que de momento haya desarrollado la Ciudad del Reciclaje con capacidad para acoger 100 empresas verdes

19.08.2019 | 04:00
Cambio de paradigma

El municipio de Murcia va a hacer todo lo posible para que la economía circular sea una realidad con la ayuda del Ayuntamiento capitalino que ya se ha puesto a ello y que lo ha anunciado a los cuatro vientos. Un bombazo informativo para una ciudad en la que, por citar solo algunos ejemplos para no aburrir al respetable, problemas como el ruido callejero, empresarial y privado; la contaminación atmosférica; el escaso civismo de sus habitantes en algunos aspectos de cuidado de la vía pública, y el tráfico y los atascos se han convertido casi en endémicos.

La Administración local propone pues un cambio de paradigma, una revolución que no estará exenta de sacrificios en una población diseminada en distintos núcleos ciudadanos a los que les unen los problemas, pero no las soluciones, y entre los que existe una brecha, prácticamente insalvable, una dicotomía histórica. Ciudad y pedanías, dos conceptos irreconciliables que fueron muy bien expresados por un concejal socialista hace casi tres lustros en una sola frase: «Granito para la ciudad, zahorra para las pedanías». Y ahí seguimos. Instalados en esa disparidad que complica cualquier actuación pública y privada y que hace que siempre se vea a ciertos ciudadanos de primera y a otros de segunda. Los que se consideran menos importantes tendrán que dinamizar y canalizar sus exigencias o propuestas para no quedarse atrás en esta iniciativa del Ayuntamiento de economía circular, una nueva forma de estructurar la economía que busca que los recursos sean utilizados de la manera más duradera y eficaz.

Pese a que el reciclaje es fundamental en esta nueva filosofía, la economía circular va más allá. Se trata de repensar el diseño de los productos y los materiales con los que se fabrican, pero también de analizar por parte de los ciudadanos de cómo los consumimos, reparamos, reutilizamos y nos deshacemos de ellos. Se trata, por tanto, de un nuevo paradigma basado en que el residuo debe convertirse en un recurso y en este 'cierre de vida' de los productos debe haber generación de empleo local. Es decir, un batacazo tremendo para esa forma de vivir 'lineal' que ha hecho tanto daño al medio ambiente y que, cada día que pasa, acelera un poco más el cambio climático.

Los números ya están hechos por parte de las administraciones de los diferentes escenarios. La Unión Europea cifra en miles de millones los beneficios de esa nueva economía y hasta ha cuantificado el número de puestos de trabajo que se podrán crear. También España a nivel de estado tiene sus previsiones realizadas en la misma línea que el resto de países europeos; incluso creó un Ministerio que se encargue de esa travesía o transición hacia un medio ambiente más sostenible.

En la Región de Murcia no iban a ser menos los gobernantes. Inversión de más de 500 millones de euros contemplada en la Estrategia de Economía Circular con un total de 51 medidas, estructuradas en ocho ejes de actuación entre los años 2019 y 2025 y que podría generar de manera directa cerca de 2.000 empleos 'verdes'. A esto se añade el compromiso entre el PP y Cs para el pacto de gobernabilidad que recoge una ley de Economía Circular entre las 72 medidas consensuadas entre ambos partidos. Una de las acciones es acabar con los vertederos ilegales y reciclar el 100% de los residuos que genera la población, un objetivo quizá demasiado ambicioso para una comunidad que necesitará de una fuerte inversión para construir plantas de reciclaje, por ejemplo, y que tiene una deuda galopante que lastrará estas acciones.
Por su parte, el Ayuntamiento capitalino, a través de la Concejalía de Agenda Urbana, ha pedido a los ciudadanos que aporten ideas para hacer efectiva la economía circular. Habrá que hacer un acto de fe para creer que esta vez va en serio lo de escuchar a los ciudadanos y poner en marcha acciones encaminadas a mejorar nuestro futuro.

Una idea. Empiecen por cumplir lo prometido hace casi una década: la Ciudad del Reciclaje con un clúster para alojar a unas 100 empresas dedicadas al reciclaje, gestión de las basuras, otros residuos y energías renovables. Y la creación de decenas de puestos de trabajo en base a esa supercomplejo en Cañada Hermosa. Por nadie pase.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook