18 de agosto de 2019
18.08.2019
El Agostorro

Noelia

"Ana Belén Castejón y yo no somos propiamente amigas, pero nos entendemos muy bien". Y por lo que dicen las malas y las buenas lenguas, lo mejor es que se complementan

18.08.2019 | 04:00
Noelia

Desayuno con Noelia Arroyo. Café con leche y pan con tomate. Le digo: «Como te vea alguien de tu partido estás lista». No por el pan con tomate, sino por la compañía. «En mi partido no se le dice a nadie con quién puede desayunar». Trae el pelo a lo Brexit, aunque sujeto, más la alegría de haber iniciado unas minivacaciones en la casa familiar de la playa. Y trae incluso una noticia: «A primeros de septiembre vamos a presentar las cien medidas de gobierno que hemos acordado entre la alcaldesa y yo».

PP, PSOE y Cs han sido capaces de coincidir en cien cosas para llevar a cabo durante cuatro años en Cartagena. Esto sí que es Cartagena Suma. Aunque el PSOE, como tal PSOE, esté enfurruñado. «Ana Belén Castejón y yo no somos propiamente amigas, pero nos entendemos muy bien». Y por lo que dicen las malas y las buenas lenguas, lo mejor es que se complementan. Lo que no tiene una lo tiene la otra.

Arroyo dice que entre ella y Castejón hay una relación de plena lealtad, y que ambas saben que el éxito de la gestión durante el actual mandato depende de que hagan equipo con objetivos compartidos. «El pacto de gobierno no es solo de reparto de competencias. Tenemos cien medidas que cumplir; algunas son inmediatas, otras requieren un desarrollo plurianual; unas dependen de la Administración local, y otras son exigencias para la regional y la nacional. Pero vamos a trabajar para sacarlas adelante, y lo haremos en los tramos en que una y otra ocupemos la alcaldía». De hecho, dice, tras el verano, Cartagena dispondrá por primera vez de unos presupuestos después de dos años de tenerlos prorrogados».

La vicealcaldesa está encantada con el nuevo Gobierno de López Miras: «He trabajado con todos, los conozco y me conocen bien, y sé que ellos y el presidente nos van a echar una mano». Añade que a la única consejera que conoce menos es la de Turismo, «pero la voy a tener cerca, de hecho le estamos buscando la sede para que el traslado a Cartagena se produzca cuanto antes». Al consejero Luengo ya cree tenerlo en el bote para la construcción, antes de que pase el otoño, del proyecto balneario de Los Urrutias, esa piedra en el zapato. Y por la parte de Cs asegura que mantiene excelentes relaciones con Isabel Franco de antes de que ésta entrara en política. Está convencida, además, de que Castejón no será abandonada por la Administración central socialista, «porque se trata de Cartagena».

No sabe, o eso dice, quién estará al frente de la Autoridad Portuaria, pero de algo está segura: «El presidente nombrará a alguien que colaborará con el Ayuntamiento; en eso, Fernando también me va a ayudar». Le pregunto, claro, por el de «las verdades como puños y a la cara», y se ríe: «A mí todavía no me ha mirado a los ojos». Y eso que son tan bonitos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook