01 de agosto de 2019
01.08.2019
Espacio abierto

Reprobación

La redacción del propio anuncio de reprobación contra Gloria Alarcón es delirante (dice, entre otras perlas, que la vicepresidenta es 'incapaz de controlar su sectarismo político')

31.07.2019 | 20:31

Muestra el nivel de beligerancia de Vox contra el feminismo en general y contra el colectivo LGTBI en particular, dejando claro que es capaz de llevar a cabo una persecución persona a persona....

Esta semana Vox ha pedido la reprobación de Gloria Alarcón García como vicepresidenta de la Asamblea Regional. ¿El motivo? Haberse ausentado brevemente durante la sesión de investidura para salir a apoyar la reivindicación del Colectivo Galactyco, que protestaba por las medidas retrógadas hacia las personas LGTBI propuestas por Vox. Un mero subterfugio porque Gloria Alarcón no ha incumplido en ningún momento sus obligaciones ni como diputada ni como vicepresidenta en ese pleno.

La redacción del propio anuncio de reprobación es delirante (dice, entre otras perlas, que la vicepresidenta es «incapaz de controlar su sectarismo político»), y muestra el nivel de beligerancia de Vox contra el feminismo en general y contra el colectivo LGTBI en particular, dejando claro que es capaz de llevar a cabo una persecución persona a persona, tal y como han hecho en Andalucía pidiendo las listas de trabajadores contra la violencia machista. La persecución hacia Gloria está fundamentada, entre otras cosas, en el hecho de que ella ha sido hasta hace unos meses presidenta del Fórum de Política Feminista de Murcia.

No deja de ser paradójico que el partido menos democrático y más reprobable del arco político sea el que tenga el descaro de pedir la reprobación de la vicepresidenta. Es importante señalar que esta reprobación ha sido la única (¡la única!) acción parlamentaria que ha realizado este grupo desde que se creó. Que esa acción haya sido atacar a una destacada feminista es muy revelador. Ya nos podemos hacer una idea de lo que nos espera durante los próximos cuatro años.

El machismo como doctrina ha entrado en las instituciones de la mano de Vox, con la connivencia de PP y Cs. El machismo mata y lo hace de distintas formas. Entre las exigencias de Vox está cambiar el término violencia de género por 'violencia intrafamiliar',  cuyo objetivo es borrar el origen machista de este tipo de violencia.  Es mucho más que una cuestión semántica porque el lenguaje tiene la capacidad de transformar la realidad.  Cambiar el término sólo servirá para invisibilizar el sesgo de género y provocará más muertes de mujeres. Según la Asociación de Mujeres Juezas de España, «se justifica perfectamente» el tratamiento diferenciado por género para estos delitos «porque afectan a las mujeres de manera desproporcionada» (*).

La indiferencia hacia este tema se ilustra de forma elocuente con la ausencia de la concejala de Vox en Alicante durante el minuto de silencio por el asesinato de una mujer. No son precisamente sutiles en sus expresiones de rechazo hacia el feminismo.

Como los detalles cuentan, es importante señalar que el anuncio de reprobación salió el día que tuvo lugar el funeral por el niño de once años asesinado en Beniel por su padre, con el objeto de hacer daño a la madre. Violencia vicaria se le llama. Para prolongar la agonía de las mujeres, algunos asesinos matan a sus hijos. También es violencia machista, no 'violencia intrafamiliar', no: violencia machista, porque el objetivo es causar el mayor dolor posible a la mujer. Gloria Alarcón estuvo en ese funeral. Las ausencias de los y las representantes de Vox, PP y Cs fueron clamorosas. Y explicativas: si no asistieron a ese funeral es porque esas víctimas no son sus víctimas, como no lo era tampoco para la concejala de Vox en Alicante.

Vox es, entre otras muchas cosas, un partido hooligan y con esta acción debutan dando espectáculo en la Asamblea Regional. Probablemente es el plan y probablemente les estemos haciendo el juego porque han llegado a las instituciones a montar bronca, hacer ruido y lo que surja. Pero no podemos dejar de reaccionar. Las y los feministas tenemos el deber de posicionarnos claramente frente a este rebrote machista. 

El brazo político del machismo en España se llama Vox. Si el machismo te reprueba, Gloria, solo puede ser la demostración de que estás haciendo bien tu trabajo.


(*)Las juezas alertan del peligro de hablar de violencia intrafamiliar en casos como el de Beniel

https://www.laopiniondemurcia.es/comunidad/2019/07/28/juezas-ven-peligroso-hablar-violencia/1041281.html

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook