Dos noticias, una buena y otra mala, para el alcalde de Totana, Juan José Cánovas, que ha ganó las elecciones en la localidad dando el sorpasso al PSOE, del que fue socio en el anterior mandato.

La primera es que ha ganado ante los tribunales de Justicia el contencioso que durante años mantuvo con el propio Ayuntamiento porque sus adversarios políticos del PP aprovecharon su excedencia política para suprimir la plaza en propiedad que por oposición disponía en la Administración municipal, lo que lo dejó sin recursos de supervivencia durante un tiempo.

Aunque la fiscalía ha acertado a señalar razones de 'represalia política' en ese gesto, los jueces no han podido detectar las pruebas, pero aun así ha ordenado la readmisión de Cánovas en el aparato funcionarial y la reposición del sueldo correspondiente durante los periodos en que no permaneció en excedencia. A pesar de que algunos de los que le hicieron esa fechoría siguen siendo concejales, nadie ha asumido responsabilidades políticas.

La anterior es la buena noticia. La mala es que el PSOE, junto al PP, se niegan a proveer de sueldos a los concejales del equipo de gobierno, con excepción del alcalde. De esta manera intentan limitar el trabajo del gobierno municipal, pues los concejales solo podrían cobrar dietas de asistencia, que los grupos de la oposición intentaron inicialmente que alcanzaran los quinientos euros por sesión, ya que ellos también las cobran.

El portavoz del PSOE, en la campaña electoral, Andrés García Cánovas, se comprometió a gobernar en solitario si obtenía más votos que IU o a apoyar a ésta en caso contrario. Le dio su voto en el pleno, pero le niega lo que siempre han tenido los concejales de gobierno: un sueldo. Boicot, pues a la gestión de IU mediante la pinza PSOE-PP. Esto sí que son pactos raros.

Declaraciones del candidato del PSOE en Totana 3 días antes de las elecciones

Vídeo de: Totana Noticias