21 de julio de 2019
21.07.2019
La Opinión de Murcia
Achopijo

Viejos

21.07.2019 | 04:00

Nos hemos visto de viejos. Qué cosas. La peña va en patín por las calles de la ciudad escuchando música y el guitarrista de los Idles lleva un perro con cara de mujer tatuado en su pecho. Zemeckis olío algo de patines en el futuro, pero no eran aeropatines, eran patines nube supersónica. Lo raro es que no saliera Biff Tannen vapeando. Pero vamos a lo de vernos de viejos. Que es un no pero sí antológico, aunque acepte el pero no final con respeto. Porque lo que nos gusta de vernos de viejos es que al menos una aplicación nos da la oportunidad de poder llegar, a pesar de almorzar torreznos, a parecer viejos que pasean mastines por las playas de Carmel entre olas verdes del pacífico, arena blanca y secuoyas inmensas, con el periódico bajo el brazo y una parca verde oscuro.

En dos días millones de descargas y como todo lo que pasa en la red aparece la sombra de Putin (me da cosa hasta escribir su nombre, porque entiendo que ya formo parte de una lista encriptada), porque al parecer esto de verse de viejos es para que empresas de esas que manejan los hilos y hacen que el mundo sea como es pudiendo ser de otra forma tengan nuestros rasgos faciales guardados, es decir, que nos tienen prisioneros como si nos hubieran robado el alma. Como cuando empezó la fotografía, al final los miedos del hombre vuelven a volver. Mi amigo Edu, que es experto en marketing online desde antes de que fuéramos campeones del mundo, se ha hecho el filtro diez veces. Esto es, pasárselo hasta la decrepitud absoluta, nivel Golum. Igual es eso lo que hay que hacer para que a los rusos les salte el encriptado temporal y te saquen del algoritmo. Les interesan los viejos que pasean mastines, no zombies que buscan anillos.

Ha tenido sus haters esto de los viejos, como todo lo que sale. Como lo de la botella de Jason Statham, que digo su nombre porque es un nombrazo. Que también lo probamos, qué os voy a contar, y a Guille le salió precioso. Los bulos de las redes y los retos son la tercera división de los temas a tratar en cenas de amigos. La segunda división son la series, por cierto, nadie se pierda Years and years, hablando del paso del tiempo acelerado por la ficción de la red. La primera división son los libros y las exposiciones, las teorías filosóficas, incluso la música, el deporte, la gastronomía y los artículos de prensa.

Anda que no hay temas para hacer cenas. Hagan cenas y pasen de tercera a segunda y a primera sin rubor, que para llegar a viejos sólo importa una cosa: vivir tu propia vida.

Vale.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook