20 de julio de 2019
20.07.2019
Escaño cero

Parte de Investidura

20.07.2019 | 04:00

Vox eligió el 18 de Julio (la fecha les gusta) para culminar su estrategia, participar de la investidura y pasar a la oposición, sin advertir que el 'parte' que dan, como si de un alzamiento se tratase, solo puede entenderse como una claudicación, y ya lo están utilizando.

Asombra que se invista al candidato de un partido al que ha descalificado en repetidas ocasiones y al mismo tiempo se constituya en oposición durante toda una legislatura. Es aquí donde, en mi opinión, Vox entra en lo que la psicología denomina disonancia cognitiva. Se trata del conjunto de ideas y sentimientos dispares y en conflicto que la persona pretende desarrollar pese a percibirlas incompatibles.

Dicho de otra forma, se trata de la absoluta incoherencia entre lo que se dice y se hace (la investidura) y el intento de justificarlo con un cambio de actitud coetáneo (la oposición al investido). Igual disonancia ha puesto de relieve en no pocas ocasiones Cs. Con independencia de la posición que hagan suya PP Y Cs ante el documento propuesto por Vox, todos se han retratado ya en el diario de sesiones de la Asamblea Regional, fiel reflejo de la crónica parlamentaria acontecida entre el 26 de mayo y el 18 de julio de 2019. En igual sentido se expresan las hemerotecas de los medios de comunicación regionales y nacionales.

A este respecto, sugiero a los diputados que pasaron por la tribuna de nuestro Parlamento autonómico en las fallidas sesiones de investidura repasen sus intervenciones. Digo lo anterior porque es cierto que los diputados, por sí solos, no suelen decidir nada (su responsabilidad suele ser colegiada a través del voto que en conjunto emite su grupo parlamentario), pero sus manifestaciones como portavoces, a más de comprometer a sus grupos, son únicamente suyas, no pueden esquivarlas, y quedan fielmente reflejadas en el diario de sesiones.

Es ahí donde la responsabilidad de los portavoces adquiere toda su envergadura, de tal manera que en el argot parlamentario esté consagrado el siguiente axioma indubitado: el parlamentario solo debe temer a que el diario de sesiones se desplome sobre su cabeza.

Dicho cuanto antecede, deberíamos prepararnos para, una vez consumada la investidura,  asistamos en el transcurso de la legislatura a las refriegas que todos los grupos parlamentarios, sin excepción, se lancen recíprocamente. Bombas no les van a faltar, el diario de sesiones y las hemerotecas son un auténtico arsenal. Lo que la sociedad espera son respuestas a sus problemas, todos lo deseamos. Acabar con la incertidumbre originada, elegir presidente y constituir un Gobierno estable y eficaz. Lo que no soportaría esta Región es que los proyectiles, como en otras ocasiones, caigan sobre las cabezas de los ciudadanos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook