20 de julio de 2019
20.07.2019
Escaño cero

Ciudadanos (Cx)

20.07.2019 | 04:00

A pesar de que la historia de los cambios de posicionamiento político es amplia, extensa y de todos los colores, lo de Ciudadanos es realmente sorprendente, dejaría en mantillas al mismísimo Marx (Groucho) con aquello de «estos son mis principios y si no le gustan tengo otros».

Veamos:
En primer lugar su entendimiento con el socio preferente, ese que en la Región de Murcia acumula casos aislados de corrupción por decenas en todos los niveles del poder político. Así en 2015 apoyó a Pedro Antonio Sánchez (que todavía anda por los juzgados recogiendo citaciones judiciales); así lo confirmó cuando éste dimitió, con su sucesor virtual Fernando López Miras, para volver a apuntalar su caída en 2019 después de hacernos que imagináramos, con cara de horror, cómo serían 28 años de gobierno del PP en la región, (Arrimadas dixit), señalándolo además como culpable de todos los problemas por su mala gestión. Mientras continuaban aflorando casos de corrupción tanto en el Ayuntamiento de la capital como en la Administración regional.

Pero lo de Vox supera todo lo previsible. De ese partido del que usted me habla, con el que no negociamos ni nos hacemos fotos, y al que la señora Franco llegó a castigar con el látigo de su indiferencia no dignándose mirar al portavoz Liarte en la sesión de investidura cuando éste intervenía, a entrar en un frenesí cafetero-negociador y de posado fotográfico que empalaga. Y todo ello, en cuestión de días. Salvo la conversión de San Pablo no recuerdo otro caso igual en la historia, por lo repentino e intenso de la misma.

Al final Vox va a imponer su retórica ideológica neofranquista, autoritaria y cínica que, en materia educativa, por ejemplo, es contraria, a la propia Convención de los Derechos del Niño.

Creo que Ciudadanos no alcanza a entender lo que Vox les está colando en materia ideológica. ¿Cómo puede admitirse que tengan los padres que autorizar a sus hijos para asistir o no a enseñanzas relacionadas con contenidos éticos, por ejemplo, o que se permita adaptar los contenidos formativos a la identidad del centro? Podemos llegar al absurdo vergonzante de que mientras España es un país puntero a nivel mundial en investigación sobre antropología prehistórica, por ejemplo, en Murcia nuestros alumnos dejen de estudiar la teoría de la evolución en favor del creacionismo religioso.

Murcia versus Tennessee 1925. Ciudadanos versus CiudadanOX. Lo que ciega una vicepresidencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook