13 de julio de 2019
13.07.2019
Cartagena D.F.

La paz es cosa de todos

13.07.2019 | 04:00
La paz es cosa de todos

El Gorguel. «No me extraña que nuestro Gobierno y la Administración europea se muestren tan remolones a la hora de avanzar hacia la viabilidad del nuevo macropuerto de El Gorguel, que llegaría a mover hasta tres millones de contenedores»

No les hace ningún favor a nuestros concejales que la ley les imponga que el primer pleno extraordinario de un nuevo mandato sea para abordar las cuestiones organizativas de la propia Corporación, entre las que se encuentran, por supuesto, la asignación de cargos y los salarios de los ediles. Lo digo porque a los ciudadanos nos chirría que con la gran cantidad de asuntos pendientes y problemas por resolver lo primero y principal sean las remuneraciones de quienes nos representan. Esperemos, al menos, que así, con los bolsillos llenos, se afanen mejor y con más empeño en la tarea que les hemos encomendado, que no es otra que mejorar nuestra querida Cartagena.

Aunque por lo visto en el primer pleno esta semana, las sesiones van a servir más como escenario de una guerra de guerrillas que para avanzar hacia una ciudad cada vez más próspera. En realidad, no es ninguna sorpresa, porque es a lo que nos tienen acostumbrados desde hace ya demasiados años, en que los reproches, las acusaciones, las alusiones personales y las faltas de respeto se han impuesto sobre los acuerdos, el entendimiento y el diálogo tranquilo y sosegado. Siempre miramos hacia la misma persona cuando abordamos esta cuestión, pero sus adversarios no se van de rositas, porque lo conocen perfectamente y, en lugar de contribuir a que las sesiones sean más tranquilas, lo buscan y le pinchan a sabiendas de que es fácil encontrarlo y abrir la caja de los truenos. O todos ponen de su parte o el mandato promete ser de los más tensos de la historia de nuestro Ayuntamiento y eso es algo que no nos merecemos. La paz es cosa de todos.

Quizá sería bueno que los políticos de nuestra ciudad pasaran una temporada junto a los responsables de la Autoridad Portuaria, que lleva años siendo la más rentable de nuestro país y acumula unos beneficios anuales superiores a los veinte millones de euros. Además, pese a las limitaciones de espacio que tiene, debido a que apenas dispone de terrenos para nuevos muelles y resulta imposible ganar más superficie al mar, continúa aumentando el tráfico de mercancías hasta situarse entre los cinco primeros. No me extraña que nuestro Gobierno y la Administración europea se muestren tan remolones a la hora de avanzar hacia la viabilidad del nuevo macropuerto de El Gorguel, que llegaría a mover hasta tres millones de contenedores. Y es que si saliera adelante esta iniciativa, Cartagena se situaría en la cúspide de las estadísticas y se codearía con los grandes puertos del continente, y seguro que hay otros intereses foráneos dispuesto a impedir su desarrollo, apoyados en supuestos daños ambientales que tal vez podrían subsanarse, compensarse o minimizarse si, realmente, hubiera voluntad de construirlo.

Lo mejor es que este excelente rumbo del Puerto de Cartagena se mantiene incluso sin un presidente oficial, ya que desde que hace unos meses dimitiera del cargo Joaquín Segado, lo ocupa provisionalmente el director de la institución. Vamos, que tal vez podríamos ahorrarnos el sueldo de presidente de la Autoridad Portuaria que, además, es el más elevado de todos los cargos públicos de nuestra Región.

Ahora toca desconectar, si nos dejan, y disfrutar del verano, confiando en que con el inicio del nuevo curso, las aguas se calmen en nuestro Ayuntamiento y nuestros concejales se pongan manos a la obra con la misma ilusión y los mismos buebos propósitos que un niño en su primer día de cole. Tienen hasta cuatro años para aprobar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook