29 de junio de 2019
29.06.2019
La Opinión de Murcia
Opiniones
Orgullo

EnorgulleCT 2019

"Hoy sábado, con razones renovadas, saldremos a la calle a manifestarnos, con el recuerdo de aquel 28 de junio de 1968 y la mirada y el ánimo dirigidos a seguir avanzando. Nuestro Orgullo es la defensa de las libertades y las dignidades de cientos de miles de personas"

28.06.2019 | 23:32
EnorgulleCT 2019

Se hace imprescindible no olvidar de dónde venimos y se hace necesario hacer frente a quienes nos quieren devolver al pasado. Por ello, reforzamos nuestro impulso, nuestra actitud confrontativa contra la LGTBIfobia y sus cómplices.

28 de junio de 1968. En una ciudad lejana, Nueva York, en un local de ambiente, Stonewall Inn, un grupo de amigos y amigas cantaban Over the rainbow: más allá de las baldosas está el arcoiris, y los sueños pueden hacerse realidad. Un día antes había fallecido Judy Garland, Dorothy, el amoroso personaje interpretado por la actriz en la película Mago de Oz, convertida en un icono de gais, lesbianas y trans.

Esa noche la Policía entró a hacer una redada más, a cometer un abuso más sobre personas que vivían más allá de la norma que marcaba la orientación sexual y la identidad de género.

Quizá estaban los ánimos caldeados, quizá Dorothy inspiró la esperanza de un mundo amable, alentando la revuelta que esa redada provocó en aquellas personas, saturadas del hartazgo de sentirse insultadas, humilladas y despreciadas sólo por el mero hecho de existir.

Esa madrugada saltó por los aires la rabia contenida, el dolor de los continuos desprecios y discriminaciones, y aquella revuelta, que duró varios días, sembró más allá de aquel lugar, de aquella calle, de aquel barrio neoyorquino, lo que hoy conocemos como 'el Orgullo', que poco a poco se va extendiendo al mundo entero. Primero se promovieron las iniciales organizaciones de activistas, que algo de recorrido tenían, y ya en 1970 tuvieron lugar las primeras manifestaciones en Nueva York y Los Ángeles, que en España no se produjeron hasta 1977.

Hoy celebramos el cincuenta aniversario de aquellos hechos que han ido trazando un largo camino de conquistas de libertades y dignidad, que en buena parte de países marcaron un antes y un después en la manera de habitar el mundo de las personas gais, lesbianas, bisexuales y trans. Fue el inicio del sentimiento de amor propio que nos lleva a creer que merecemos el mismo respeto, la misma consideración y las mismas condiciones de vida de las que goza cualquier otro ciudadano cis hetero, y a luchar por ello; fue la mecha que encendió la rebeldía que nos induce a dejar de conformarnos con una vida marginada, a dejar de sentir vergüenza, miedo o culpa por nuestra orientación afectivo-sexual, nuestra identidad o nuestra expresión de género, y que hoy nos sigue impulsando con fuerza a que nuestros derechos de igualdad sean reconocidos en cualquier continente.

En España, con motivo de este aniversario, la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales, y sus más de cincuenta entidades asociadas, hemos decidido dedicar el año temático a la Memoria Histórica, a ese relato que cuenta la lucha por nuestros derechos y a reconocer a todas aquellas personas que dedicaron su activismo a visibilizarse, a abrir canales políticos de apertura, a reivindicar y exigir sin cansancio el derecho a una vida digna, casi siempre en una sociedad abiertamente LGTBIfóbica, exponiéndose a todo tipo de agresiones verbales y físicas, sociales e institucionales.

Por ello el Colectivo GALACTYCO ha dedicado toda esta semana a realizar actividades orientadas a la recuperación de esa Memora Histórica: hemos contado con la presencia de la Fundación 26 de Diciembre, cuya labor está orientada al apoyo debido a las personas mayores LGTBI, vidas que transcurrieron en un entorno completamente hostil; hemos escuchado en nuestra ciudad a una histórica activista, Boti García, que nos ha recordado todo el camino recorrido por el activismo en nuestro país; y nos hemos emocionado ante la Historia Viva narrada en primera persona de un represaliado por las leyes franquistas, sólo por el hecho de ser homosexual.

Sin embargo, hoy, que en nuestro país hemos conseguido derechos tan imprescindibles como el poder legalizar nuestros vínculos de pareja y formar nuestras propias familias, o que se reconozca nuestra identidad, que hemos casi abandonado la categoría de ciudadanía de segunda, no podemos ignorar lo que aún cuesta, a pesar de las leyes que nos amparan y reconocen como iguales, vivir en determinados entornos sociales, familiares, laborales, etc. Y es que después de haber conseguido que en 1990 la Organización Mundial de la Salud eliminara la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales, después de la revolucionaria Ley de Matrimonio Igualitario aprobada en España en 2005, y después de diversas leyes autonómicas que desarrollan la Igualdad y persiguen la discriminación, nos encontramos con fuerzas reaccionarias que están pidiendo la derogación de esas leyes que nos protegen, de las normas que como sociedad nos hemos dado para mejorar la vida de quienes hemos sido dejadas de lado o perseguidas y que mejoran sin duda la sociedad en su conjunto, que evoluciona en Derechos Humanos.

Se hace imprescindible no olvidar de dónde venimos y se hace necesario hacer frente a quienes nos quieren devolver al pasado. Por ello, reforzamos nuestro impulso, nuestra actitud confrontativa contra la LGTBIfobia y sus cómplices, así como nuestra determinación para no dar NI UN PASO ATRÁS. La Memoria nos habla del pasado, nos hace amar el presente y nos fortalece frente al futuro, con la idea clara de que se lo debemos a aquellos que habitan en lugares donde aún no se han alzanzado las libertades, y se lo debemos a nuestros menores.

Este sábado, con razones renovadas, saldremos a la calle a manifestarnos, con el recuerdo de aquel 28 de junio de 1968 y la mirada y el ánimo dirigidos a seguir avanzando. Nuestro Orgullo es la defensa de las libertades y las dignidades de cientos de miles de personas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook