26 de junio de 2019
26.06.2019
La Feliz Gobernación
Una estructura PAS

Un pacto como unas tortas

"Ciudadanos deja en manos del PP las herramientas fundamentales con las que se decide el plan de gobernación: Hacienda y Presidencia"

26.06.2019 | 04:00
Un pacto como unas tortas

"El achique del pacto con Cs reduce la capacidad del PP para la integración de aspirantes a altos cargos, de modo que ya solo queda espacio para aquellos que están bendecidos por el expresidente Pedro Antonio Sánchez, conductor en la sombra de López Miras. Este será, por tanto, un Gobierno más PAS que el de PAS".

Cuando las mujeres empezaron a incorporarse a la política en los Parlamentos, en los Ayuntamientos y en los Gobiernos lo hicieron generalmente en los departamentos o portavocías de cultura o de 'servicios sociales'. Era como un sobreentendido: las mujeres tienen 'mayor sensibilidad' para estas cuestiones, mientras los varones se dedican a lo importante: la economía y los proyectos de desarrollo. Este cliché es ya cosa del pasado, pero llama la atención que, de alguna manera, vuelva a reproducirse ahora: quien ha sido candidata a la presidencia de la Comunidad por Ciudadanos, Isabel Franco, será vicepresidenta en un Gobierno, regido por el PP, en el que tendrá a su cargo la Política Social, que incluye todos los aspectos más o menos asistenciales, según la concepción de quienes se denominan liberales. Es inevitable reseñar este hecho, por mucho que entendamos que la 'política social' es un capítulo esencial de acción de cualquier Gobierno, y más en la Región de Murcia, donde los índices de pobreza y exclusión que el PP hereda de sí mismo (si Gestoso lo permite) son espectaculares en relación a la media nacional.

Pero llama la atención que a la hora de diseñar un Gobierno de coalición, Ciudadanos se pida las consejerías que deben reparar los 'rotos' de la política social mientras deja en manos del PP las herramientas fundamentales con las que se decide el plan de gobernación: Hacienda y Presidencia o como ahora se denomine esta última: ahí es donde está el núcleo de la dirección financiera y técnico-política de cualquier Gobierno. Ambas instancias son decisivas respecto a todas las demás, y quedan bajo la administración de los populares.

El problema de Ciudadanos es que carece de cuadros para conformar con suficiencia la totalidad de las piezas del Gobierno. Ya se ha visto en Andalucía, donde los consejeros de ese partido han tenido que mantener en gran parte el segundo escalón de procedencia socialista, a falta de piezas para relevarlo. En la Región de Murcia poco menos que tienen que buscar a los altos cargos por Linkedin, mientras hay figuras de prestigio, como Miguel López Bachero y otras fichadas por él, que se marchan del partido, mareadas por el vaivén de su derechización.

Al PP le ocurre lo contrario: el achique del pacto con Cs reduce su capacidad de integración de aspirantes a altos cargos, de modo que ya solo queda espacio para aquellos que están bendecidos por el expresidente Pedro Antonio Sánchez, conductor en la sombra de López Miras. Hay quien dice que el Gobierno que viene será más 'Gobierno PAS' que el que diseñó PAS cuando habitaba en San Esteban, ya que entonces disponía de más espacios. No hay más que ver cómo se van colocando sus peones: su exjefe de gabinete, Javier Celdrán, podría pasar a Presidencia, al cuidado de los Servicios Jurídicos y del ordenamiento técnico de la actividad política; Joaquín Segado ha sido promovido a portavoz del Grupo Parlamentario, porque reponerlo en el Puerto de Cartagena, que era el primer impulso, habría sido demasiado heavy; y Miguel Ángel Miralles, factotum de la consejería de Sanidad hasta ahora, ha quedado conformado en la Mesa de la Asamblea. Las tres clavellinas de PAS en la lista electoral han sido promocionadas debidamente. Ahora solo falta encontrar los respectivos equivalentes en los departamentos que han dejado libres. Uno de ellos, el Instituto de Fomento, ha caído del lado de Ciudadanos, pues su influencia era demasiado visible, y en consecuencia, apetecible, pero quienes conocen la estructura del departamento advierten que en esa casa está todo atado y bien atado por el leal y eficaz Celdrán. En cualquier caso ¿qué es el Instituto de Fomento frente al Puerto de Cartagena o la consejería de Sanidad en cuanto a volumen de actividad económica y licitación de contratos?

Ciudadanos, tal vez por su bisoñez, ha preferido controlar las consejerías 'de imagen pública', incluida la Portavocía, quizá sin prever que desde ella debe defender también la acción del conglomerado a cargo de López Miras si no se quiere dar la impresión de que existen dos Gobiernos.

Pero, en fin, Política Social en manos de la vicepresidenta, una vez superado el estigma de que la líder electoral de Cs se haga cargo de una consejería 'femenina', no es mala palanca. Recordemos que López Miras, apurado por las previsiones de las encuestas, decidió colocar en la lista del Senado, donde el voto es personalizado, a Violante Tomás, ya que ésta era la tutora del 'voto cautivo' sembrado en las infinitas asociaciones sociales que se cultivan con el dinero de la Administración popular, una labor a la que, para su propio afianzamiento político, se aplicó con extraordinario denuedo la que fuera consejera de Familia. Es posible que la elección de esta consejería se deba a que Cs ha detectado ese enorme granero de votos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook