22 de junio de 2019
22.06.2019
Cartagena D. F.

Pasen y vean

"Amigos y conocidos me comentaban que lo peor del discurso de López es que tiene razón, que le sobran unos cuantos insultos, pero que ya es hora de que alguien levante la voz"

22.06.2019 | 04:00
Pasen y vean

¿Piensan ustedes que los últimos cuatro años en nuestro Ayuntamiento han sido un show? Pues agárrense que vienen curvas. El mandato que se nos presenta por delante promete desde el inicio y ya hemos dado el primer espectáculo. Al menos, nos sirve para que nos sitúen en el mapa y para que algunos compatriotas a los que se les presupone cierta formación sepan que existe otra Cartagena además de la de Indias.

El caso es que la tensión en el Palacio Consistorial y en San Miguel es una constante desde hace ya demasiados años y o lo rebajamos o perdemos todos. Mucho me temo que no será así y, por el contrario, veo más probable que ocupemos más minutos de televisión en las parrillas de las emisoras nacionales.

De momento, el triste vídeo de la arenga de José López a sus seguidores desde la escalinata del Palacio Consistorial ha dado la vuelta por toda España. Y pregunten a quienes lo han visto desde fuera lo que piensan. A estas alturas, no deben sorprender ni las formas ni la vehemencia del líder de Movimiento Ciudadano. Es comprensible que un día después de que echaran por tierra sus planes para ejercer de alcalde de Cartagena se muestre enfadado y lance improperios contra las rivales que le han birlado a última hora el bastón de mando que veía entre sus manos. Lo que no es de recibo es utilizar un lenguaje confuso, que puede dar lugar a interpretaciones y debates sobre si dijo tal o dijo cual, sobre si los puños eran de verdades o de mentiras. Y se puede entender humanamente que durante el calentón se le escape un 'puta Murcia' con todas las letras. Lo indignante es que, después, con serenidad, se trate de justificar y recurrir a no se qué acepción de la abrupta palabrota en el rico diccionario de la RAE para quitarle hierro al asunto. ¿Se imaginan ustedes a Ballesta gritando 'Puta Cartagena'? Cuando uno comete tal atropello, lo único que debe hacer es admitir el error y pedir disculpas y, después, si quieres, insistes en lo de que los gobernantes de la capital de la Región discriminan, menosprecian y maltratan a nuestra ciudad.

Amigos y conocidos me comentaban que lo peor del discurso de López es que tiene razón, que le sobran unos cuantos insultos, pero que ya es hora de que alguien levante la voz.

Los resultados de las urnas y la defensa de un vídeo para mí indefendible son una muestra de que cada vez son más los cartageneros que se sienten menospreciados e infravalorados por la Administración central y regional y, aunque la arenga del edil cartagenerista no haya por donde cogerla, sí es conveniente que los políticos y gobernantes de todos los signos se preocupen por frenar sentimientos exaltados que pueden desembocar en episodios desagradables.

No se trata de hacer concesiones gratuitas ni de ceder a chantajes ni presiones, simplemente hay que actuar con sentido común y establecer las sedes de algunos servicios allí donde más se requieren o repartir equitativamente los recursos entre los ciudadanos de toda la Región.

El nuevo Gobierno tripartito de Cartagena no debe cebarse ni perder demasiado tiempo en denunciar o lamentarse por las formas de un rival al que ya conocen y al que no van a cambiar ahora. Vamos, que les va a seguir dando mucha guerra. Pero sí deben ocuparse en conseguir que esos miles de cartageneros a los que ha convencido el discurso de López vean que nuestra ciudad es su prioridad. Es relativamente sencillo y ese será su verdadero triunfo.

Lo deseable es que el espectáculo sea el menor posible, que los debates sean sosegados y respetuosos y, sobre todo, en el ámbito político, que los jueces ya tienen demasiado trabajo. Porque como esto vaya a más, acabamos con un programa propio y cobrando entrada por asistir a los plenos municipales. ¡Pasen y vean!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook