22 de junio de 2019
22.06.2019
Espacio abierto
Estado de la Región

24 años

"Si naces en la Región de Murcia, o vienes por aquí con intención de quedarte, tienes muchas posibilidades de ser un excluido social tirando a pobre de solemnidad; también tendrás la certeza de vivir en uno de los lugares con mayores niveles de desigualdad social y económica, y debes saber que tu renta se irá separando cada vez más del promedio español"

22.06.2019 | 04:00
24 años

Los últimos veinticuatro años de Gobiernos del Partido Popular en la Comunidad murciana han contribuido poderosamente a la implantación de un modelo de organización social, política y económica que lastrará durante décadas el desarrollo de la Región de Murcia, gobierne quien gobierne.

En esos años de plomo se produjeron algunos 'hallazgos' que harán época, como la manipulación de un recurso básico, el agua, utilizado como herramienta de agitación política y arma arrojadiza contra el enemigo exterior e interior. Esta suerte de nacionalismo hídrico, que tenía todas las características de haber sido imaginado tras los excesos de un Bando de la Huerta, sigue hipotecando una solución aceptable para el abastecimiento de agua dulce a la Región, por encima de lo que las condiciones naturales dan de sí, cosa que todo el mundo considera crucial.
También merecen mención aquellos proyectos emblemáticos murcianos, en forma de loca carrera por implantar infraestructuras con la apariencia de que ayudarán a mejorar las condiciones de vida de la gente, pero que acaban empeorándolas. Unos que sólo quedaron en rutilante despilfarro de recursos financieros, como la Paramount, otros que se llevaron a cabo, como el aeropuerto, y otros con los que todavía sueñan nostálgicos de otros tiempos, tal es el caso del empeño en alicatar la costa desde Calblanque a Cabo Cope, pasando por el Mar Menor, el pobre. Sigue, amable lector, con tu propia lista pero coge bastante papel.

Lo que no se hizo entonces, pudiendo hacerse, tampoco tiene desperdicio. Ahora mismo, ilustres poderes fácticos locales derraman lágrimas como cocodrilos por la falta de algunas infraestructuras que frenan el desarrollo regional. Quizás están pensando en AVE para todos, cuando lo suyo hubiese sido comenzar, hace veinticuatro años, a desdoblar la vía del tren desde Albacete hasta aquí, haberla electrificado y llevado hasta el puerto de Cartagena. Entre lo que se hizo y lo que no se hizo se configura la herencia recibida, de la que he oído quejarse a un político con aspiraciones a presidir el Gobierno regional. Esta es justamente otra de las grandes virtudes de las élites dominantes: el 'yo no he sido'.

El menor de los problemas de la herencia recibida es su traducción financiera en forma de deuda pública y déficit que arrojan las cuentas regionales, aunque ocupen los primeros lugares de todas las Comunidades autónomas, y demuestren la escasa solvencia gestora de quienes parasitan esas cuentas, por estricto mandato democrático, desde luego.

Lo más significativo de esa herencia es que resume las causas por las que si naces en la Región de Murcia, o vienes por aquí con intención de quedarte, tienes muchas posibilidades de ser un excluido social tirando a pobre de solemnidad; también tendrás la certeza de vivir en uno de los lugares con mayores niveles de desigualdad social y económica, y debes saber que tu renta se irá separando cada vez más del promedio español. No te hagas muchas ilusiones con cobrar un salario digno y tener un empleo decente. Sin embargo, podrás encontrar corrupción de todos los colores, tamaños y gramajes, como los billetes de curso legal. Eso sí, tendrás muchas horas de sol al año, por la gracia de la autoridad competente, que nadie te engañe.

Pero ánimo, querida lectora, si todavía estás ahí, porque todo está a punto de cambiar como indican los resultados de las elecciones europeas, municipales y autonómicas del 26 de mayo de 2019, en la Región de Murcia. No sólo porque una destacada dirigente del nuevo partido liberal-estalinista (construido con un corta y pega de lo peor de ambas tradiciones políticas) haya dicho, en plena campaña electoral, que sería un despropósito el Gobierno de los mismos que lo vienen haciendo desde hace veinticuatro años, sino porque una organización filofascista, con notable apoyo popular, amenaza con cambiar nuestras vidas en aspectos fundamentales relacionados con la igualdad entre seres humanos, la equidad, la justicia, la educación o la memoria. La confluencia de estas tres fuerzas de la antinaturaleza afianzará a la Región en esa senda que se pierde en el pasado y que conduce desde la nada a la más absoluta miseria, no sólo moral, por supuesto.

También porque las tres fuerzas han descubierto, con gran deleite, las bajadas de impuestos y prometen una revolución fiscal, que esta vez sí cumplirán. En esto coinciden con las aspiraciones (o el mandato) de poderes fácticos locales cansados de que les miren los bolsillos. Se pondrá en marcha la máquina de generar nueva pobreza y consolidar la que ya hay, porque las bajadas de impuestos que se nos vienen encima son de las que sólo sirven para transferir rentas de los pobres a los ricos. Pero, ya sabes, repite una gran mentira un gran número de veces, adórnala con referencias a sesudos estudios que tú habrás pagado y parecerá verdad. El trío quiere convertirse en un Robin Hood inverso: toda una revolución.

La Región tiene una tasa de abandono escolar temprano impresentable, así como notables carencias y desenfoques en todos los niveles educativos. Este es el principal lastre de la sociedad y la economía regionales, que quieren solucionar con la libertad de elección de colegio por parte de los padres. Otra gran mentira, porque la libertad a preservar y garantizar es la de los hijos, y para eso se necesitan suficientes centros públicos, bien dotados y bien organizados.

Algunos gobiernos municipales también contribuirán poderosamente al cambio que se avecina. El de Murcia seguirá en sus estrategias de embellecer al muerto, como en el proyecto de Murcia Río, so pretexto de recuperación ambiental de un tramo del Segura. O utilizando la figura del Rey Lobo para colocar un Cristo de Monteagudo en la Redonda ¿qué se esconderá detrás de tanta maceta?

El de Cartagena abrazará con todas sus fuerzas, incluso las que proponen liarse a puñetazos con las otras, el puerto para contenedores del Gorguel, que representa, como ningún otro, la tradición murciano-cartagenera de enfangarse en cualquier proyecto inviable y retardatario. Hace veinticuatro años que se impuso esa lógica y aquí seguimos, al pairo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook