21 de junio de 2019
21.06.2019
La Opinión de Murcia
Verderías

Ecología 40

"Se cumplen cuarenta años del inicio de los estudios de Ecología en la Universidad de Murcia"

20.06.2019 | 22:42
Ecología 40

El Departamento de Ecología de la Universidad de Murcia, y con él toda la sociedad murciana, está celebrando los cuarenta años de los estudios de ecología en nuestra universidad.

Los actos de la celebración han sido enormemente interesantes: charlas, encuentros, actos divulgativos, mesas redondas, jóvenes investigadores? Sin duda unos eventos excelentemente organizados que han resumido con mucho mérito, porque bien difícil es hacer una síntesis, la gran contribución que ecólogos y ecólogas formados en nuestra universidad han tenido en muchos aspectos, no sólo científicos sino también sociales y de concienciación, de nuestra tierra y más allá de ella.

Fue en el curso 1978-1979 cuanto la asignatura de ecología se incorporó al plan de estudios de la antigua Licenciatura de Ciencias. Los inicios están completamente asociados al profesor Luis Ramírez, un tipo indispensable que montó casi de la nada el departamento de ecología, fue su primer director y catedrático, ejerció de preliminar decano de la nueva Facultad de Biología, colaboró en el arranque del Colegio Oficial de Biólogos en Murcia y fue, sobre todo, un creador de escuela y un líder de opinión para tiempos difíciles.

A partir de Luis, un potentísimo grupo de jóvenes investigadores hicieron del departamento de Ecología una tierra fecunda y útil, muy útil. Basta sólo citar los alumnos de aquella primera promoción que ahora marcan tendencia científica. Miguel Ángel Esteve, otro tipo sin el que no se entiende ni la ciencia ni la acción ambiental en nuestra tierra de las últimas décadas, las ahora catedráticas del departamento, María Luisa Suárez y Chari Vidal, el actual presidente de la Academia de Ciencias y también catedrático, Ángel Pérez Ruzafa, o el profesor y anterior director de la Agencia de Medio Ambiente, Antonio Torres. Otros ecólogos no mucho más recientes, formados y aplicados en el Departamento de Ecología, como Paco Robledano, Concha Marcos, José Francisco Calvo, Rosa Gómez, Arnaldo Marín, José Antonio García Charton, Andrés Milán, Pepa Velasco, Andrés Giménez, Toni Sánchéz Zapata, Gonzalo González, José Antonio Palazón, María del Mar Sánchez o Lola Ferrer, son responsables de una espectacular producción científica tanto en la Universidad de Murcia como en otras universidades y centros de investigación. Y a todo esto sin contar con los profesores que pasaron por el departamento y que después sentaron su cátedra en las principales universidades españolas, como Carlos Montes o Joan Domenech.

Pero además es que, entre los más de 4000 alumnos que en estas cuatro décadas han recibido las enseñanzas de la ecología, una pléyade de excelentes profesionales de la educación, la empresa, la administración pública, la consultoría ambiental, o las ONGs, han extendido la semilla sembrada por el departamento a multitud de ámbitos.

En fin, no tengo mucho más espacio en esta columna para resumir la contribución que han realizado y realizan los ecólogos y ecólogas murcianos desde este rincón universitario. No sólo la Ciencia, con mayúsculas, está en deuda con ellos, sino también la acción ambiental, la reflexión para el desarrollo sostenible, la concienciación pública, la educación, la política ambiental o las leyes de conservación de la naturaleza de nuestra tierra.

Y sobre todo, la comprensión de qué les pasa a los ecosistemas, y con ellos a todos nosotros, si nos equivocamos en la actuación humana sobre el entorno.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook