19 de junio de 2019
19.06.2019
Lo veo así

Hacia donde va ciudadanos

18.06.2019 | 22:10
Hacia donde va ciudadanos

No han conseguido ningún Ayuntamiento de las grandes ciudades. No parece que al final logren la presidencia de una Comunidad importante. Si hubiese sido por ellos ahora Barcelona estaría gobernada por el independentismo, y se ha evitado gracias al sentido de Estado que ha demostrado poseer Manuel Valls, que ha dicho que ya está bien de tonterías. Quieren encabezar la derecha y lo que están haciendo es apuntalar a los populares que se supone deberían de ser sus mayores contrincantes en unas elecciones puesto que antes no, pero ahora sí, se disputan el mismo electorado. Sí, están fortaleciendo al PP, han quedado en manos del PP, que se está haciendo con muchos Ayuntamientos y autonomías demostrando una capacidad de negociación de la que carece un partido que ilusionó en su nacimiento y que está decepcionando a pasos agigantados, haciendo que nos preguntamos hacia donde van.

Estamos hablando de los dirigentes de Ciudadanos. Ese partido que sembró tantas esperanzas de recuperación de la dignidad política, de la limpieza de las instituciones, y que ahora han perdido el norte de tal manera que en un ejercicio de una cierta impudicia y tras pactar con PP y Vox en Madrid, su líder, Albert Rivera, ha dicho: «Se abre una nueva etapa de Gobierno liberal, sensato y moderno» en Madrid. ¿Pero a quien intenta engañar este hombre? ¿De verdad es la ideología de Vox moderna? ¿Es sensato que haya puesto en cuestión la credibilidad de su partido compartiendo el poder con Vox? Definitivamente, este hombre toma por tontos a todos los ciudadanos de este país o ha perdido el 0remus.

Pero es que Ciudadanos está inmerso en tal laberinto, en tamaña confusión, que hasta Inés Arrimadas, a la que muchos veían hace poco como la gran esperanza de la política española (es buena parlamentaria y su postura en Cataluña contra el independentismo le había granjeado muchas simpatías en el resto de España) se nos muestra ahora con tal grado de cinismo que es difícil de asimilar por los que alguna vez creyeron en ella. Que diga en un programa de televisión que ellos no gobiernan con Vox en Madrid, que si el PP les cede parte de sus competencias es asunto de los populares, pero que Ciudadanos no tiene nada que ver en eso, porque su partido solo gobierna con el PP, es absolutamente increíble: Arrimadas debería saber que aunque para Goebbels, «una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad», no es cierto. Esa mentira continuará siendo mentira después de que ella la repita mil veces.

Me pregunto si no sería necesario acudir a una segunda vuelta en las elecciones para evitar este triste espectáculo. La 'segunda vuelta' es el término utilizado para designar la segunda ronda de votación en algunos sistemas de elección a cargos ejecutivos o legislativos. Ya saben, para llegar al cargo público que corresponda es necesario obtener más de la mitad de los votos emitidos. En síntesis, cuando en una elección presidencial ninguno de los candidatos supera un determinado porcentaje de los votos (mayoría absoluta), se realiza una segunda vuelta para decidir entre los dos primeros candidatos. Este sistema se puso en marcha por primera vez en 1852 con la instauración del Segundo Imperio francés de Napoleón III. Más tarde se aplicó de nuevo en la III República, para surgir con gran fuerza en la V República a través de la Constitución francesa de 1958. Quizás con ello nos evitaríamos la vergüenza y tristeza que experimentamos ante el espectáculo, al más puro estilo mafioso, ofrecido por los independentistas catalanes en los Ayuntamientos en los que ellos entienden que deberían de gobernar. Incluso en Sabadell, donde ganó el PSC.

Exactamente igual que el show montado por José López, de MC, en Cartagena. Vergonzoso, ridículo y muy peligroso: todo a la vez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook