16 de junio de 2019
16.06.2019
Murcia D. F.

Un 'Roque' sin pashmina en el gobierno

16.06.2019 | 04:00

No hay mucha química entre el PP y Ciudadanos en la capital de la Región aunque el pacto protagonizado ayer para hacer alcalde a José Ballesta pudiera dar a entender lo contrario y confundir a primera vista. El líder de Ciudadanos y primer teniente de alcalde, Mario Gómez, no es santo de la devoción de los populares y ha tenido encontronazos con algunos de los ediles con los que se sentará en la misma mesa en las juntas de gobierno. Tampoco los naranjas tienen entre su lista de amigos a los de la gaviota.

Él es consciente de ello y se ha hecho de rogar para alcanzar un acuerdo que se materializó al filo de la campana y que pudo haberse malogrado. De hecho, Gómez ayer mismo, a primerísima hora de la mañana, entabló conversaciones con los socialistas y con su candidato a la alcaldía, José Antonio Serrano, para después darle el bastón de mando a Ballesta y establecer una alianza, que no estará exenta de dificultades y de sinsabores.

Ciudadanos logra a medias lo que pretendía con unas concejalías que le permitirán gestionar importantes recursos públicos y comandar a un numeroso grupo de funcionarios. Pero que no indican que el PP haya entregado las armas en las negociación, como en un principio parecía que así había sido. La joya de la corona de los naranjitos en esta coalición de gobierno, lógicamente, la gestionará Mario Gómez, que asumirá la cartera de Fomento con 'casi' idénticas competencias a las que en su día tenía el edil Roque Ortiz, que dimitió a mitad de mandato y que era la mano derecha del alcalde.

Ese 'casi' se antoja crucial en estos momentos, ya que Ortiz además de todas las obras dependientes de la Oficina Técnica de Arquitectura (la poderosa OTA), también llevaba la gestión de la contrata de basuras y el transporte, unas supercompetencias que le han sido mutiladas a la concejalía de Gómez. Además de los paralelismos con la concejalía, se pueden establecer otros, que les hacen casi miméticos. Tanto el líder de Ciudadanos como el exconcejal tienen fuertes personalidades y no son de los que ocultan sus opiniones o dejan a los demás decidir por ellos. Sin embargo, hay una diferencia llamativa. Roque es fan de las pashminas y Gómez, todavía no. Por nadie pase.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook