10 de junio de 2019
10.06.2019
La Opinión de Murcia
Murcia D. F.

Primer gobierno bicolor

Ciudadanos entrará en el Ejecutivo de Murcia capital y no se quedará con las concejalías 'maría', ya que su intención es cambiar la forma de gestionar los recursos públicos

10.06.2019 | 04:00
Primer gobierno bicolor

El actual alcalde y candidato a repetir en el Gobierno local de Murcia, José Ballesta, debe andar estos días ojiplático al observar cómo han cambiado las cosas en tan corto espacio de tiempo. La oferta del PSOE para hacer alcalde al líder municipal de Ciudadanos, Mario Gómez, a cambio de la presidencia de la Comunidad ha sido un golpe brutal para el popular, y más teniendo en cuenta que es el ganador de las elecciones del pasado 26 de mayo a nivel local.

A esto hay que añadir que el mandatario municipal ha sacado 7.000 votos más que el candidato del PP a la presidencia, Fernando López Miras. Es decir, que esos sufragios 'extra' tienen relación directa con su acción de gobierno y gestión y no se han visto influenciados por la marca popular. Precisamente, esa gran bolsa de apoyo 'individualizado' le animó a proponer, tras las elecciones en las que perdió un concejal, gobernar en solitario, como ha hecho en este mandato. Pensó que su partido podría llegar a un acuerdo con Ciudadanos, cuyo pacto le permitiría seguir en esa zona de confort.

La portavoz del Gobierno municipal actual y número dos de Ballesta, Rebeca Pérez, incluso lo llegó a verbalizar el sábado tras la reunión con los naranjas. Sin embargo, el camino se ha torcido y la senda ha comenzado a ser tortuosa y empinada. La última bala de la recámara de los socialistas ha apuntado directamente a la capital de la Región, en un quiebro a la desesperada, pero inteligente, por parte de los de Diego Conesa, que ha contado con la colaboración de José Antonio Serrano, el candidato socialista a la alcaldía de Murcia.

Llegados a este punto hay una cosa clara y meridiana para el futuro del municipio de Murcia. Sin duda, el próximo gobierno que salga de las negociaciones, con un bando o con otro, será bicolor (el primero en la historia de este municipio) en virtud de la coalición que resulte de los pactos. Ciudadanos entrará de lleno en la gestión municipal, no como en este mandato que, pese al apoyo que le prestaron a los populares y a ser la muleta en los Presupuestos municipales de 2018, ha sido considerado un actor menor como el resto de grupos de la oposición.

Mario Gómez ya se encargará de que así sea y de guardar para sus concejales (Ciudadanos ha obtenido cuatro ediles, uno menos que en la convocatoria de 2015) las mejores sillas de la Junta de Gobierno. «No voy a dejar que me den las concejalías menos importantes para luego tener las manos atadas y que me pongan palos en las ruedas», dijo hace escasos días el candidato naranja en un encuentro privado.

Está cantado que Cs no se conformará con cualquier cosa (aunque sea alcalde su líder local) por la posición de dominio y, sobre todo, por el convencimiento de este partido de que hay que cambiar la forma de gobernar el municipio de Murcia para «acabar con la red clientelar de los populares», una denuncia que ha hecho esta formación y también el resto de grupos de oposición del Ayuntamiento de Murcia.

El gobierno bicolor que se conforme dará alas, sin duda, al candidato de los naranjas que verá reforzada su posición a nivel interno tanto en el grupo municipal como en su partido, donde hay otras fuerzas hegemónicas que actúan sin darle cancha al líder local. Mario Gómez se juega mucho, lo sabe y hará valer la fuerza de su grupo. Por nadie pase.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook