28 de mayo de 2019
28.05.2019
Amor a presión

Cambio de marcha

Es el momento de pasar a la 'Política con mayúsculas', esa que se hace fuera del cortoplacismo mediático e institucional y que consiste en divulgar un proyecto, unos principios, una hoja de ruta...

28.05.2019 | 04:00
Cambio de marcha

Hola. Es martes, veintiocho de mayo. Si seguís de resaca postelectoral, hay dos opciones: a/ lo que os echaron el domingo era garrafón; b/ sois de esa gente que vota, en Murcia, a la izquierda del PSOE. Va a ser que la a y la b son ciertas. No, no nos demos el pésame. Con un alka-seltzer bastará.

En menos de un mes, y mira que los resultados del 28-A eran malos, Unidas Podemos en conjunto y las fuerzas que la integran por separado se han dejado en la Región más de 30.000 votos (el 40%), gran parte de sus diputados y concejales (y con ellos su capacidad de influencia parlamentaria), y perdemos hasta plataformas como Cambiemos Murcia, la marca municipalista nacida en 2015 en la estela de Ahora Madrid o Barcelona en Comù. Por su parte, la candidatura de Izquierda Unida y Anticapitalistas, Cambiar la Región, se queda fuera también de la Asamblea Regional. Errores propios, desgaste de las marcas, escasa movilización, no-es-país-para-egos, incapacidad de llegar a acuerdos de confluencia o tsunami socialista, el caso es que se nos ha quedado una cara como la de Miki en Eurovisión, que era€ ¿quién era? No sé, uno que bailaba.

Reconocer la derrota no tiene nada que ver, sin embargo, con reconocer la doma. En el largo ciclo que se abre ahora, de regeneración de viejos consensos de régimen en torno al eje PSOE-PP (liderando ahora sus respectivos bloques), pero con un telón de fondo europeo y global tremendamente inestable, a quienes mantenemos el compromiso con las políticas del bien común se nos abre un campo ilimitado, más cívico que institucional, para recuperar el centro del debate, apropiarnos de las inconsistencias del tibio discurso por venir y reabrir las grietas (hay una grieta en todas las cosas / solo así entra la luz, decía el viejo Leonard Cohen) que dejen paso al gobierno del 99%.

Es el momento, por tanto, por mí y por todos mis compañeros, de pasar a la 'Política con mayúsculas', esa que se hace fuera del cortoplacismo mediático e institucional y que consiste en divulgar un proyecto, unos principios, una hoja de ruta no desde las alfombras de los Ayuntamientos y Parlamentos sino desde los humildes espacios (AMPAs, sindicatos, movimientos sociales y vecinales, centros de estudios y trabajo, asociaciones, barrios€) donde ocurren en crudo tanto los abusos del poder como la humana, eterna, ubicua resistencia. Reconstruir desde ahí, tal vez, una alternativa amplia que represente a quienes perdimos por el camino, un discurso propio con que disputar el centro del debate público, un espacio político amable que sea percibido como común también por los sujetos sociales emergentes: feministas, activistas por el clima, nuevo sindicalismo, etc.

Escribo estas líneas desde la madrugada del domingo. Y quiero rescatar algo de esperanza de entre el torrente de acusaciones mutuas, de frustración, de ajustes de cuentas y telodijes. He hecho lo que he podido, pero concededme que sea breve. Arriba las que luchan, eso sí, eso siempre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook