20 de mayo de 2019
20.05.2019
La Feliz Gobernación

Esta tarde, debate libre y abierto

20.05.2019 | 04:00
Esta tarde, debate libre y abierto

Desde los tiempos del Club La Opinión este periódico ha convocado un debate electoral con los candidatos a las elecciones autonómicas en cada ocasión, a veces en colaboración con algún colectivo o institución. Es ya una tradición. Nunca ha existido el más mínimo problema. Esta vez tampoco. El director llamó personalmente a cada uno de los presidenciables, y todos aceptaron participar en el mismo momento de la llamada. Todos, menos en el caso del PP, en el que se dio un prolongado silencio hasta que el responsable de campaña, Bernabé, adujo argumentos de guardería para excusar la participación del candidato López Miras, que éste mismo ratificó personalmente después. No es no.
Entre la media docena de pretextos, se nos esgrimió que el presidente popular solo participaría en el de su televisión, TeleMiras, y en el convocado por el primer medio privado que lo solicitara, y esto ya se habría producido. Un pretexto como cualquier otro, por lo demás mentiroso, ya que LA OPINIÓN solicitó en primer lugar a la Universidad de Murcia el Paraninfo para que fuera el escenario del debate, tal y como la propia institución puede ratificar. Desde el primer momento intuimos que la pretensión del PP era desplazar su responsabilidad y derivarla a una polémica entre medios, trampa en que LA OPINIÓN no ha caído, pues nunca solicitamos ni de lejos algún tipo de exclusividad, ya que somos conscientes de que la proliferación de los debates enriquece la campaña y debiera ser incluso una obligatoriedad. Cuantos más debates, mejor. Y a nadie puede extrañar que LA OPINIÓN solicite el suyo, sobre todo porque, como ya he dicho, es costumbre.

Además, LA OPINIÓN planteó un debate 'diferente', aun siendo conscientes de que el formato es más dificultoso y menos espectacular, pues acoge, junto a los cuatro candidatos de los grupos parlamentarios existentes (PP, PSOE, Podemos y Cs) a los de otras fuerzas políticas con legítima aspiración a obtener representación: Cambiar (IU+Anticapitalistas), Vox, y Somos. Oportunidad para todos, grandes y pequeños. Si se pregunta por todos en las encuestas ¿por qué no ponerlos a hablar en uno de los debates, y más cuando cabe la certeza de que todos tienen opción a alcanzar alguna cuota de representación, aunque en algunos casos sea más evidente que en otros? La pluralidad ante todo.

Sin embargo, a esta voluntad democrática, se opone la actitud del candidato del PP, que inició su campaña al estilo Trump, denunciando ante la Junta Electoral a la Cadena SER por mantener la convocatoria de su debate a pesar de que él había renunciado a asistir. Ya era el colmo: no solo quería decidir a qué debates ir sino que no debían celebrarse aquellos a los que él no asistiera, y si el medio correspondiente pretendía llevarlos a cabo sin él, les mandaba a la Guardia Civil. Esta disposición nos advierte sobre el talante que mantendrá si ganara por primera vez las elecciones, y digo por primera vez porque cabe recordar que es presidente por accidente, a causa de la dimisión forzada de su antecesor por implicación en casos de corrupción, aunque como última decisión antes de abandonar San Esteban, el presidente saliente todavía alcanzó a nombrar a dedo a López Miras. Ambos sabrán por qué. Tal vez debiéramos haber convocado a Pedro Antonio Sánchez en su lugar, a quien López Miras confesó públicamente, en el momento de su unción, plena pleitesía.

Un programa electoral no se sostiene de verdad hasta que no entra en contraste con el resto de opciones. De modo que en una campaña electoral todo queda en proclamas de intenciones si no se gavillan las propuestas y se conjuga ante los electores la solvencia de cada uno de los líderes frente a sus respectivos competidores. Todo lo demás es mitineo y postureo, plasma, en definitiva. Los debates son una fórmula barata, directa y esclarecedora. Quienes se someten a ellos merecen de entrada el plus de la valentía y de la voluntad de comunicar y de persuadir. Quienes se mecen en el cálculo de evitar riesgos son sospechosos de pretender engañarnos.

El debate de esta tarde será abierto, sin asuntos pactados, sin minutados, a cuerpo libre. Es un debate exclusivo para verdaderos líderes. El que quiera, que venga.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook