18 de mayo de 2019
18.05.2019
De un grano de arena

Eurovisión y las elecciones

18.05.2019 | 04:00

Este sábado se celebra en Israel el mítico festival de Eurovisión, ese que no ganamos desde hace cincuenta años y que nos empeñamos en no hacerlo desde que el país se llevó un chasco con Rosa de España y los primeros triunfitos. Desde entonces, el certamen ha ido cayendo en audiencias en nuestro país mientras que sigue siendo todo un fenómeno social y televisivo en los países escandinavos, los Balcanes y hasta en Australia.

Antes de que pasar por el escenario en representación española se convirtiera en una picadora de carne artística, visto el futuro que luego les depara a los cantantes, Eurovisión fue el trampolín o la consolidación de figuras como Raphael o Julio Iglesias. Pasó en otros países con Celine Dion, Abba, Olivia Newton John, Bonnie Tyler, Nana Mouskouri o Cliff Richard. Someterse al 'guayó miní, an puan- iunaitez quindon, guan poin' extraía la esencia del arte si la había y encumbraba al cantante a la gloria o lo postergaba al cruel olvido.

Yo supongo que el día 26 de mayo pasará otro tanto con los candidatos que se someten a las elecciones municipales y autonómicas. Bueno, no se olviden: y a las europeas. Aquí, en la Región, hay que hacer una cata arqueológica para encontrar al primer candidato murciano en el imposible puesto de salida número 22.

Pasar el cedazo de las urnas dejará en evidencia las virtudes y las vergüenzas de los candidatos a presidir la Comunidad Autónoma y los 45 Ayuntamientos.

Las siglas de partido influyen, pero estas elecciones tienen que ver más con personas que con políticos. Los candidatos están ahí sin plasma de por medio. Uno se los puede encontrar en la cola del supermercado o en el paseo, o en la playa. Hablar con ellos sin micrófono, tocarlos y hasta olerlos, que todo cuenta.

Esa proximidad es crucial si estamos ante de una de las citas electorales más inciertas de los últimos 28 años. Especialmente para PP y PSOE que buscan desesperadamente rebañar todos los votos posibles a derecha e izquierda conscientes de que quien tenga la mayoría, aunque sea por un sufragio, llegará a mandar en la Región. En Gobierno de coalición o en solitario pero con pactos puntuales, como sea.

Por cierto, la canción de Miki en Eurovisión dice en el estribillo «La venda ya cayó, ya cayó». Alguien la entonará la noche del 26. Seguro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook